Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«No hay nada en el Universo que pueda situarse a la altura del corazón humano»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Intervención de V. Luis Agudo en el Homenaje a periodistas y peregrinos.

Intervención de Venancio Luis Agudo, periodista, el pasado 11 de junio, en el acto de homenaje a los periodistas y peregrinos que dieron cita en Linares con motivo de la Beatificación de Manuel Lozano Garrido, Lolo. El acto tuvo lugar en el Teatro Cervantes de Linares (Jaén).

Aunque publiqué en LA VERDAD, de Murcia artículos de Lolo, yo no llegué a conocerle, pues los artículos llegaban a través de la agencia Logos o Prensa Asociada, que eran quienes estaban en contacto con sus autores. Cuando ya dirigí Logos, él ya había muerto.

         Pero lo conocí al leerlo. Y algo me impresionó profundamente. A mí, como periodista y, de él, como periodista. Es cierto que el choque  (iba a decir brutal) se produce entre su vida de dolor y su alegría desbordante. Pero esa alegría, al ser tan de raíz y tan trascendente, se proyecta sobre su quehacer de periodista. Entonces, la noticia que trata y comenta –ese es nuestro quehacer- está empapada de alegría, de gozo, de sentido positivo. Y, esto, cuando nuestros periódicos y nuestras noticias, están en su inmensa mayoría cargadas de dureza y de destrucción,  no deja de ser algo para reflexionar.

         Nuestra profesión es difícil, áspera, cercada por todas las tentaciones del halago, el peligro o la ligereza. Cuando los periódicos empezaron a romper el monopolio de los libros para la comunicación y la cultura, se empieza a dibujar nuestra figura un tanto peyorativa. Nada menos que  Menéndez Pelayo dice:  los periodistas, mala y diabólica ralea, nacida para extender por el mundo la ligereza...  para agitar estérilmente y consumir y entontecer a los pueblos.... Y, en las Escuelas de Periodismo nos enseñaron que si un perro muerde a un hombre –es decir, lo normal--, eso no es noticia; pero si un hombre muerde a un perro –lo anormal-- eso sí es noticia. Por eso si, en la gran ciudad una pobre mujer abandona en la calle a su hijo recién nacido, lo publican todos los periódicos; pero los miles de madres que, esa noche, no pegaron ojo cuidando a sus hijos, no merecen ni una línea.

         Pues bien, mañana, la Iglesia de Jesús, experta en el amor y la bondad de su Maestro,  va a subir al podium más alto a un periodista que miró, vivió, y trató la noticia con esas virtudes del amor y de la bondad. Y en grado heroico. E, insisto, porque su alegría y su optimismo estaban anclados en una visión transcedente en que la gloria abarca a todo el Universo. Pregunta en uno de sus libros: ¿Tararearéis las canciones de la radio y no se os va a pegar el tonillo de gloria del Universo?

Todos los personajes de los que Lolo nos da noticia están tratados  siempre con bondad y cariño. La chica de la maleta, el hombre del butano y su hijo, el minero que sube al pozo –Cristo montado en bicicleta , fijaos con qué ojos le mira—;  o Ginés, el sindicalista, que se mete en los despachos y saca que nos den caretas y pluses... Y,  cuando lo que le llega es el barro de la miseria humana, su mirada es la de la misericorida y la compasión, porque -dice en Mesa redonda con Dios-, de la corbata o el abrigo para atrás hay sólo una criatura que navega con dificultades . Y, por eso, avisa a los que se quejan del carácter del contable, que comprendan que tiene una hija con polio y que el botones está juntando las propinas para ponerle a su madre un gallinero... No puedes por menos que recordar la mirada de Jesús sobre las gentes que Él contamplaba. 

Todos los periódicos tienen su libro de estilo, que deben aprender los redactores cuando son admitidos en la empresa, para homogeneizar un estilo común. ¿Cuál fue el libro de estilo de Lolo? El mismo lo declaró: el eu-angello, el Evangelio, la noticia buena. Es jugosísimo el párrafo en que se recrea en su concepción, su amor, su visión de orfebre en el tratamiento de la noticia. Está en Las golondirnas nunca saben la hora. Permitidme que acabe con estas palabras suyas:

Las noticias que hoy tengo son de las que vienen sin clave...  Las miro por un momento e, inesperadamente, algo se planta delante de mis ojos y me ayuda a verlo todo como si estuviera iluminado por dentro. La noticia de las noticias... tiene por protagonista a un Hombre en la Cruz....  ....¿Es que  si se tiene fe, no es realmente la noticia como un Quinto Evangelio, con Cristo todavía pasando por el mundo los acontecimientos como parábolas y redimiéndonos o glorificándonos en el dolor y la esperanza de los hombres?

 —«Oye, «Viejo», - se dice a sí mismo- ¿no estás quejoso siempre del hambre de la luz? Pues, hala, ahí tienes en la noticia un panecillo de meditación para cada día. Hazte con alguna  de ellas,  pártela en dos y rumia lentamente su miga... A ver si no sabe a esperanza, a fe y a amor a Dios y a los hombres».

Venancio Luis Agudo, 26/06/2010