Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«¡Oh, Señor!, te pido la humildad, tan sinceramente que casi lo estoy gritando»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

¡Lolo! Hasta tu nombre es sencillo

Yo no sé qué es lo que ha podido ocurrir para que alguien tan grande se haya metido en mi vida como lo has hecho tú.

Has entrado de puntillas. Igual que una pluma de avecilla se mece a merced del viento,  suavemente empujada por la ley de la gravedad.

Así te has posado en mi alma; con tal suavidad y dulzura que, apenas sin notarlo, has empapado mi vida de ternura, de fuerza, de compromiso apostólico, de lucha, de conciencia social, de fuerza de voluntad, de aceptación, de Providencia, de fe, de contemplación, de adoración y oración, de trascendencia, de esperanza, de Pascua… ¡de amor a Dios!

Sabes que he puesto en tus manos, esas que un día escribieron, y rezaron, y sufrieron, mil suspiros y esperanzas.

Abrazado a la Pasión de Cristo, has dibujado arco iris en las catorce estaciones por las que ha pasado tu vida: Santo de la alegría.

Fuiste imán en abrazo de niños, en amigos para siempre, en familia dolorida.

Tu humildad como estandarte, tu sencillez, tu armonía…, son señales luminosas en caminos tortuosos que busquen la luz del día.

Ante el testimonio de tu categoría humana y cristiana solo cabe una palabra: Gracias.

Testimonio, 15/04/2010