Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Mi sed es de Ti, Señor, ¿por qué has de darte siempre con cuentagotas?»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Adiós a un referente de la vida cultural

Linares llora la pérdida de Alberto López Poveda, hijo predilecto de la ciudad.

Se marchó hace unos días, a la edad de 100 años, y deja en la ciudad un importante legado cultural gracias a su amigo Andrés Segovia.

 

J. SOTO | LINARES
Ideal, 26-7-2015 (edición impresa)

Será recordado en la ciudad como el gran amigo de Andrés Segovia, además de su biógrafo oficial, y una persona que contribuyó a lo largo de toda su vida por fomentar la cultura en Linares.

Hace unos días Alberto López Poveda fallecía, lo que provocó una gran tristeza entre sus paisanos y, en general, en la ciudad de la que fue hijo predilecto. Se fue a los 100 años, una edad simbólica que había cumplido meses atrás, si bien su estado de salud se había visto deteriorado en las últimas semanas.

«Ha sido toda una vida al servicio de los demás, de los ciudadanos y de las personas que lo han rodeado. No es un tópico, en este caso, decir que fue un ejemplo para todo y para todos, por su humanidad, que era su principal característica»

Al ser una persona tan conocida y reconocida por los vecinos, su velatorio se instaló en la Casa Museo de Andrés Segovia, la que fuera su segunda casa y un lugar dónde López Poveda atendía y explicaba con agrado la vida y la contribución a la música de su gran amigo Andrés Segovia, a todo aquel que se acercaba.

Hasta allí se acercaron muchos linarenses para darle su último adiós, además de los miembros de la Corporación Municipal y representantes de colectivos culturales y de asociaciones a las que estuvo ligado el biógrafo del genial guitarrista. El ayuntamiento de Linares decretó dos días de luto oficial por la muerte de López Poveda, al que reconoció como Hijo Predilecto de Linares en 2001.

Despedida

Pese a que estuvo toda la jornada del pasado viernes en la Casa Museo, también hubo una elevada presencia de vecinos un día después en la Parroquia de Santa María, donde se ofició su funeral. Su familia y amigos estuvieron, de nuevo, arropados por políticos y agentes sociales de la ciudad, y es que López Poveda, es una de esas personas que pasarán a formar parte de la historia de la ciudad por su implicación en la vida social de la ciudad al estar ligado a varios colectivos a los largo de toda su vida.

“Ha sido toda una vida al servicio de los demás, de los ciudadanos y de las personas que lo han rodeado. No es un tópico, en este caso, decir que fue un ejemplo para todo y para todos, por su humanidad, que era su principal característica”, reconocía el alcalde de Linares, Juan Fernández, quien aseguró que la ciudad se despedía “de su último caballero” que trabajó “de forma generosa y altruista por la ciudad”.

La trayectoria profesional de López Poveda comenzó a los 14 años como aprendiz en la fábrica de aluminio. En esta empresa estuvo trabajando 50 años, llegando a ser el director de la misma. Compaginó su trabajo con su labor al frente del Sindicato Provincial del Metal de Jaén, por la defensa de los mineros de la comarca, así como su colaboración con varios colectivos de la ciudad como Cruz Roja o la Cofradía Virgen de Linarejos. También perteneció a la Asociación Amigos de Manuel Lozano Garrido “Lolo”, otro linarense ilustre con el que López Poveda mantenía una gran amistad.

«Presidió la Asociación Amigos de Manuel Lozano Garrido “Lolo”, otro linarense ilustre con el que López Poveda mantenía una gran amistad.»

“Alberto López Poveda es una figura fundamental del último siglo de Linares porque ha pertenecido y dirigido numerosos colectivos laborales, culturales y religiosos, en las dos épocas históricas que le ha tocado vivir, antes y después de la democracia, además de su papel como biógrafo de Andrés Segovia”, destacó Lorenzo Martínez Aguilar, presidente saliente del Centro de Estudios Linarenses.

Legado

Y es que, para muchos, López Poveda pasará a la historia, entre muchas cosas, por ser la persona que ha difundido el legado de Andrés Segovia. Desde su puesto al frente de la Fundación del artista, consiguió recopilar todo lo relacionado con el maestro de la guitarra. Además, desde la Casa Museo se celebran más de 60 actividades culturales al año.

Su trabajo por Linares le llevó a recoger numerosos premios

En su vida, un ejemplo para muchos, tampoco han faltado los reconocimientos. Uno de ellos fue el galardón del Premio Anual de Cultura de 1992, del que fue el primer premiado. A éste se sumó al de Hijo Predilecto de la ciudad, nueve años más tarde.

También fue nombrado socio de honor por parte de instituciones como el Centro de Estudios Linarenses (CEL) o de la Asamblea Local de Cruz Roja. Los familiares y amigos de Alberto López Poveda, el día en el que se descubrió la placa de una calle que lleva su nombre y que esté precisamente muy próxima a la Casa Museo Andrés Segovia. Un lugar en el que seguro se le seguirá recordando.

Artículo original en Ideal, 26 de julio de 2015
Ideal (Jaén), 26/07/2015