Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Lo esencial para nosotros es un destino feliz y eterno, y detenerse en un goce humano es hacer ya una meta de lo que sólo es un espejismo pasajero y comprobable»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo

Aprobada la exhumación de los restos mortales del Venerable Manuel Lozano Garrido

La Urna ha sido donada por un fervoroso admirador del Venerable Lozano Garrido y dentro del cofre se depositarán los restos en una preciosa bolsa, confeccionada por las MM. Dominicas de Jaén, en la que figura el nombre de Lolo y los símbolos de la Eucaristía y de la Virgen María, como las dos grandes devociones suyas; y en la parte inferior, el anagrama de la A.C. y un dibujo del sillón de ruedas.
El pasado 22 de octubre del 2009, el Rvdmo. Angelo Amato, Arzobispo Presidente de la Congregación para las Causas de los Santos, firmó un rescripto en el que accedía a la petición de nuestro Obispo, Rvdmo. D. Ramón del Hoyo López: que los restos mortales del Venerable Manuel Lozano Garrido sean exhumados y extraídas algunas reliquias de sus huesos para la veneración y culto cuando sea Beatificado.
 
Días después el Sr. Obispo ha firmado la documentación necesaria para tal exhumación, a la que asistirá él personalmente.
 
Los restos de “Lolo”, están depositados en la parroquia de Santa María de Linares desde el día 17 de Octubre de 1996. Ahora serán colocados en la Urna confeccionada para ello, y en la que en el futuro, que deseamos próximo, recibirán culto público a partir de la Beatificación.
 
 
La urna quedará lacrada en la fecha de la exhumación y retirada para evitar el culto, hasta la fecha en que sea Beatificado.
 
Conviene recordar que la Iglesia, desde sus orígenes colocó los cuerpos de los santos bajo los altares. Tiene esto un significado profundo, que ya comentaba S. Ambrosio:“Vengan luego las víctimas triunfales al lugar en que la víctima que se ofrece es Cristo; pero Él sobre el altar, ya que padeció por todos; ellos, bajo el altar, ya que han sido redimidos por su pasión”(Epist. 22,13).

www.amigosdelolo.com, 07/07/2009