Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundaci髇 Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático de la verdad en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Lo esencial para nosotros es un destino feliz y eterno, y detenerse en un goce humano es hacer ya una meta de lo que s贸lo es un espejismo pasajero y comprobable»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Colabora jugando la loter铆a de Navidad con la Fundaci贸n beato Lolo

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Colabora jugando la loter铆a de Navidad con la Fundaci贸n beato Lolo

Catequesis del Papa Francisco, 7 de septiembre de 2016

Queridos hermanos y hermanas, 隆buenos d铆as!

Hemos escuchado un pasaje del Evangelio de Mateo (11, 2-6). El intento del evangelista es hacernos entrar m谩s profundamente en el misterio de Jes煤s, para recibir su bondad y su misericordia. El episodio es el siguiente: Juan Bautista env铆a a sus disc铆pulos a Jes煤s 鈥擩uan estaba en la c谩rcel鈥 para hacerle una pregunta muy clara: 芦驴Eres t煤 el que ha de venir o debemos esperar a otro?禄 (v. 3). Era justo en el momento de la oscuridad. El Bautista esperaba con ansia al Mes铆as que en su predicaci贸n hab铆a descrito muy intensamente, como un juez que habr铆a instaurado finalmente el reino de Dios y purificado a su pueblo, premiando a los buenos y castigando a los malos. 脡l predicaba as铆: 芦ya est谩 el hacha puesta a la ra铆z de los 谩rboles; y todo 谩rbol que no d茅 buen fruto ser谩 cortado y arrojado al fuego禄 (Mt聽3, 10). Ahora que Jes煤s ha iniciado su misi贸n p煤blica con un estilo distinto; Juan sufre porque se encuentra sumergido en una doble oscuridad: en la oscuridad de la c谩rcel y de una celda, y en la oscuridad del coraz贸n. No entiende este estilo de Jes煤s y quiere saber si verdaderamente es 脡l el Mes铆as, o si se debe esperar a otro.

Y la respuesta de Jes煤s parece, a simple vista, no corresponder a la pregunta del Bautista. Jes煤s, de hecho, dice: 芦id y contad a Juan lo que o铆s y veis: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan, y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; 隆Y dichoso aquel que no halle esc谩ndalo en m铆!禄. (vv. 4-6). Aqu铆 se vuelve clara la intenci贸n del Se帽or Jes煤s: 脡l responde ser el instrumento concreto de la misericordia del Padre, que sale al encuentro de todos llevando la consolaci贸n y la salvaci贸n, y de esta manera manifiesta el juicio de Dios. Los ciegos, los cojos, los leprosos, los sordos recuperan su dignidad y ya no son excluidos por su enfermedad, los muertos vuelven a vivir, mientras que a los pobres se les anuncia la Buena Nueva. Y esta se convierte en la s铆ntesis del actuar de Jes煤s, que de este modo hace visible y tangible el actuar mismo de Dios.

El mensaje que la Iglesia recibe de esta narraci贸n de la vida de Cristo es muy claro. Dios no ha mandado a su Hijo al mundo para castigar a los pecadores ni para acabar con los malvados. Sino que es a ellos a quienes se dirige la invitaci贸n a la conversi贸n para que, viendo los signos de la bondad divina, puedan volver a encontrar el camino de regreso. Como dice el Salmo: 芦Si en cuenta tomas las culpas, oh Yahveh, 驴qui茅n, Se帽or, resistir谩? Mas el perd贸n se halla junto a ti, para que seas temido禄 (Salmo聽130, 3-4).

La justicia que el Bautista pon铆a al centro de su predicaci贸n, en Jes煤s se manifiesta en primer lugar como misericordia. Y las dudas del Precursor s贸lo anticipan el desconcierto que Jes煤s suscitar谩 despu茅s con sus obras y con sus palabras. Se comprende, entonces, el final de la respuesta de Jes煤s. Dice: 芦隆Y dichoso aquel que no halle esc谩ndalo en m铆!禄 (v. 6). Esc谩ndalo significa 芦obst谩culo禄. Por eso Jes煤s advierte sobre un peligro en particular: si el obst谩culo para creer son sobre todo sus obras de misericordia, eso significa que se tiene una falsa imagen del Mes铆as. Dichosos en cambio aquellos que, ante los gestos y las palabras de Jes煤s, rinden gloria al Padre que est谩 en los cielos.

La advertencia de Jes煤s es siempre actual: hoy tambi茅n el hombre construye im谩genes de Dios que le impiden disfrutar de su presencia real. Algunos se crean una fe 芦a medida禄 que reduce a Dios en el espacio, limitado por los propios deseos y las propias convicciones. Pero esta fe no es conversi贸n al Se帽or que se revela, es m谩s, impide estimular nuestra vida y nuestra conciencia. Otros reducen a Dios a un falso 铆dolo; usan su santo nombre para justificar sus propios intereses o incluso el odio y la violencia. Aun m谩s, para otros, Dios es solamente un refugio psicol贸gico en el cual ser tranquilizados en los momentos dif铆ciles: se trata de una fe plegada en s铆 misma, impermeable a la fuerza del amor misericordioso de Jes煤s que impulsa hacia los hermanos. Otros consideran a Cristo s贸lo un buen maestro de ense帽anzas 茅ticas, uno de los muchos que hay en la historia. Y por 煤ltimo, hay quien ahoga la fe en una relaci贸n puramente intimista con Jes煤s, anulando su impulso misionero capaz de transformar el mundo y la historia. Nosotros cristianos creemos en el Dios de Jesucristo, y nuestro deseo es el de crecer en la experiencia viva de su misterio de amor.

Esforc茅monos entonces en no anteponer obst谩culo alguno al actuar misericordioso del Padre, y pidamos el don de una fe grande para convertirnos tambi茅n nosotros en se帽ales e instrumentos de misericordia.


Saludos

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua espa帽ola, en particular a los provenientes de Espa帽a y Latinoam茅rica. Esforc茅monos en no ser obst谩culo de la misericordia del Padre, sino al contrario, pidamos al Se帽or que incremente nuestra fe, para ser signos e instrumentos de su misericordia. Que Dios los bendiga.

Un especial saludo dirijo a los j贸venes, a los enfermos y a los reci茅n casados. El domingo pasado celebramos la canonizaci贸n de Madre Teresa de Calcuta.

Queridos j贸venes, volveos como ella, artesanos de la misericordia; queridos enfermos, sentid su cercan铆a compasiva especialmente en la hora de la cruz; y vosotros, queridos reci茅n casados, sed generosos: invocadla para que no falte nunca en las familias el cuidado y la atenci贸n hacia los m谩s peque帽os.

Artículo original en este enlace
www.vatican.va, 07/09/2016