Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Lo más destacable de la vida de Lolo es su Alegría continua y contagiosa»
- Rafael Higueras Álamo -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Diploma de honor para 'Lolo'

El 20 de septiembre tuvo lugar en Linares la entrega del Diploma de Honor de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), a titulo póstumo, a nuestro querido Manuel Lozano Garrido, el inolvidable y ya beato "Lolo", recogido por sus familiares.

Por ANTONIO GIL

Se reconocía así "su ingente aportación moral e intelectual a la profesión periodística".

Allí estuvieron presentes el alcalde de Linares, así como la presidenta nacional de la Federación de Periodistas. Como bien dijera en su espléndido discurso, Juan Rubio, director de Vida Nueva , de Lolo se ha escrito mucho, aunque quien más ha escrito de él ha sido él mismo.

Sobre él se han hecho muchos titulares. Se le ha definido como santo ejemplar, escritor profundo, periodista intrépido, enfermo luminoso, cristiano comprometido, joven inquieto y apasionado. Se hacen lenguas de él quienes le conocieron y quienes lo han leído. Su fama va rompiendo fronteras. Ha volado alto, muy alto, pese a que nunca pudo mover sus piernas, amarradas al duro banco del dolor. La fuente de Lolo, el hontanar de sus escritos, la raíz de su pasión, estaba en sus adentros, cuajados y empapados por la Gracia, que le susurraba en los oídos las palabras que fueron eco de la Palabra que fundamentó su vida, la palabra hecha carne en la sencillez de Belén y destrozada en la altura del Calvario, pero glorificada, como la suya, en el sillón de ruedas, "sacramento del dolor", que escribiera en tulipa, durante una visita a su casa, el hermano Roger de Taizé.

Lolo fue un hombre cercano a nosotros, de nuestro tiempo, de nuestra tierra, periodista y santo, elevado al honor de los altares el día 12 de junio del 2010 ante una gran multitud de fieles en la ciudad que le vio nacer, Linares, y con la presencia de personas que lo habían conocido en vida y habían sido beneficiadas por su celo apostólico y por su profunda y ejemplarizante labor evangelizadora con la pluma y el dolor de su cuerpo enfermo y ciego.

Fue Lolo un periodista de nuestro tiempo, amante de la verdad, escritor de nueve libros de una profunda espiritualidad, además de centenares de cartas y artículos de prensa. Un hombre sencillo que vivió el sufrimiento en su carne, como camino inequívoco para llegar hasta el Infinito. Se le ha definido como "el hombre de la alegría, el dolor y el periodismo". Como bien finalizara sus palabras Juan Rubio, Lolo, asomado a los balcones de la eternidad, deja caer su mirada sobre nosotros y mira a sus compañeros periodistas, diciéndonos con su voz ya viva y fuerte: "Cada día alumbrarás tu mensaje con dolor, porque la verdad es un ascua que se arranca del cielo y quema las entrañas para iluminar, pero tú cuida de llevarla dulcemente hasta el corazón de tus hermanos".

Gracias, querido Lolo, compañero del alma, por este diploma de honor en tu honor.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
www.diariocordoba.com, 24/09/2012