Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Quisiera ser como un alba, limpia y abierta a los grandes descubrimientos del día»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

El dolor de Cristo en teletipo

ESCRIBO en martes, (un martes del mes de marzo de 1.961. Son las diez de la noche y vamos a rezar el Rosario). Apenas hace media hora que he terminado de leer el periódico y en mi cabeza bulle el aluvión de los hombres, la geografía y los sucesos. Quiero rezar el Rosario, mas nada puede impedirme el itinerario del pensamiento. Pero Cristo está a su vez en la humanidad de hoy, con sus grandes espaldas sobre los continentes, las manos abiertas a la anchura de los hemisferios, martilleado, saboreado y glorificado en la sangre, la alegría y el triunfo de las criaturas de esta fecha. Por eso, el dolor misterioso de esta noche quiero llevarlo por el áspero callejón de los que viven una encrucijada a las diez en punto de una noche de marzo. Los Misterios me los puede ir cantando los titulares del periódico de este día.

1er. MISTERIO: LA ORACION DEL HUERTO

No viene en ninguna revista, pero la dan los diarios del corazón de muchos hombres. La redactan, todos los lunes, los que trabajan a jornal y, el día 2 de cada mes, los que dependen de un sueldo. Dice así: “He recibido, en concepto de anticipo y para descontar de mi sueldo, la cantidad de…” Tiene la agonía de querer una paella y contentarse con un puñado de aceitunas, de tener dos pesetas para un pan que vale seis. Y el sudor de sangre de unos niños de cabezas voluminosas y vientres abultados. En ella, infinitos hombres se derrumban cada día en el olivar de la familia.

2º MISTERIO: AZOTADO

“Texas.- Anoche, en Houston, ciudad de este Estado, cuatro enmascarados blancos secuestraron a un negro, Faltón Turner, de veintisiete años, lo llevaron a un descampado, lo flagelaron con cadenas de hierro, le marcaron en el pecho, rajándoselo a punta de cuchillo, las iniciales del “Ku-Klux-Klan”, y lo dejaron colgado de los pies en la rama de un árbol.”

3er MISTERIO: CORONACION DE ESPINAS

“No dispares, Jim –dijo unos de los guardias que defendían el Banco-. Es Heterly.” Jim bajó la pistola y el asaltante se les perdió entre la barahúnda de coches. Fugado por segunda vez del manicomio, el mayor Heterly ha forzado su tercera tentativa de delito. Piloto del B-27 que arrojó sobre Hiroshima la primera bomba atómica, la sangre inocente se le ha metido como una polilla en el cerebro y la inconsciencia le lleva a buscar la muerte como una liberación.

4º MISTERIO: LA CRUZ A CUESTAS

“Ernest Knitel fue el caso número 897.325 del campo Marienfalde de repatriados en Berlín. Electricista, la denuncia de un “compañero” de la fábrica le llegó a su casa como una pedrada en un bando de gorriones. Pudo cruzar una doble alambrada con fondo de garitas y mastines, pero la madre se le quedó en la aldea, la novia también, al otro lado de la raya, y el hermano en las minas de oro de Siberia. Ahora, Ernest tiene una geografía en el corazón. Duerme bajo los puentes del Sena y no tiene otra carga que la de su fiambrera, pero las espaldas se le comban por el dolor de la desolación. Es el hombre al que ha hundido el caracol de la diáspora”.

5º MISTERIO: CRUCIFIXION Y MUERTE

La cruz tiene ahora un estertor de infantes crucificados. El niño 125.000 de japoneses en gestación que no han de nacer este año, se ha derrumbado en una clínica de Amagasaki. Se va a batir el record del millón y medio de abortos. La protección oficial al “birth control” llega al punto de que generaciones antiguas no contarán con número suficiente de muchachas de menor edad para el matrimonio. Ante el fantasma de la superpoblación, los japoneses retuercen su viejo amor a los niños. Lo que se hace cada año es como llenar de pequeños el Madison Square, el Bernabéu y el Nou Camp, y de pronto echarles el pie en lo alto como si fueran cucarachas.

Una cruz sobre la frente y el Rosario concluido. Esta es una noche de sangre: del sudor y la sangre que redimen; de las duras lágrimas del mundo que canalizan los otros misterios del Gozo y la Gloria que llevan a la salvación.

Manuel Lozano Garrido, Lolo, 24/03/2014