Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundaci髇 Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático de la verdad en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Hablar en los periódicos de todo, con lealtad y valor, es purificar la necesidad que existe en todos los hombres de conocerse entre sí y expresarse en su afán de verdad»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edici髇 del libro in閐ito del beato Lolo

Fuego para la vida y las obras

Sobre el libro -隆JESUCRISTO, LECCION Y EJEMPLO DE EDUCADORES-

Manuel Lozano Garrido
Revista Vida Nueva (sf)

Una verdad es un tesoro que enriquece al ser pose铆da. La misma verdad, comunicada por una experiencia, a帽ade adem谩s la cordialidad de un testimonio. Cristo no s贸lo es el m谩s conveniente moderador de almas, sino que su doctrina se afianza como la pedagog铆a por excelencia, con cauce a la perfecci贸n.

Viene esto a cuento porque ahora en un libro un hombre se acerca a decirnos que al educador le es sustancial copiar en propia fisonom铆a la de Cristo y lo hace echando por delante sus casi cuarenta a帽os de forjador de almas, su nombre -que descuella entre nuestra intelectualidad formativa- 聽y, sin 茅l quererlo, su hermosa ejemplaridad cristiana.

La figura del que ha de tallar el coraz贸n de las criaturas, desde que prende la vocaci贸n hasta que se la pone en coyuntura de actuar, y todo el mundo complejo de su actividad, son enfocados a la luz del Evangelio. Desde el principio hay aqu铆 una supeditaci贸n intencionada de la erudici贸n. La literatura de especialidad Serrano de Haro la conoce como pocos, pero en “Jesucristo, lecci贸n y ejemplo de educadores”, hay s贸lo la bibliograf铆a necesaria. Lo esencial es el Evangelio; no un Evangelio de laboratorio, sino “encarnado”, con latido de arteria y experimento 铆ntimo. Lo dem谩s queda rebasado por la idea de Jes煤s, apasionadamente soberana. Lo que a Serrano de Haro le ha ocurrido le apremia para esta instauraci贸n de Cristo en la entra帽a del educador. La consecuencia es el ardor y la urgencia de un hallazgo que devora, prisa e intimidad聽 -deseo de comunicaci贸n-聽 que se traduce en un llamear de estilo. Cada palabra es una antorcha que redondea una f贸rmula de bienaventuranza.

Pero adem谩s lo saludable es que la posible pesadumbre doctrinal la sortea ese riqu铆simo anecdotario que se va dosificando. Sin alarde, hay soterrada toda una interesant铆sima biograf铆a. Ese camino que desde los abruptos caser铆os rurales de Guadix lleva hasta la alta inspecci贸n de nuestra ense帽anza, a lo largo de mil pericias, est谩 aqu铆 expuesto con modestia y encanto, conservando el eje del hero铆smo sobre el que gira la vida del maestro. En esta composici贸n es donde una vez m谩s destaca la t茅cnica de adaptaci贸n y amenidad de un autor que ha sabido alcanzar cuantiosas ediciones populares.

Beato Manuel Lozano Garrido, 20/07/2018