Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Con el amor pasa como con las flores, que sólo valen las que son de verdad»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Homenaje a un periodista que era, sobre todo, un santo

Hace justo una semana, Linares, tierra de santos, acogía en la que fuera antigua cárcel, hoy espacio municipal, un homenaje al periodista y escritor Manuel Lozano Garrido en el que la presidenta de la FAPE, Elsa González, y el presidente de la Asociación de Periodistas de Jaén, José Manuel Fernández, hacían entrega de un diploma de honor a la familia del beato por su aportación al periodismo.

Muchas fueron las palabras de alabanza que desde el estrado de los ponentes regalaron tanto los presidentes de los periodistas como el también periodista Juan Rubio, director de Vida Nueva y uno de los biógrafos de Lolo, y el cronista de la Villa de Jaén, Vicente Hoya Rodríguez, que recogió con detalle los motivos que merecieron el amor que todo un pueblo le profesa.

Pero donde de manera más profunda se pudo palpar la categoría de este profesional de la palabra fue en las filas de asientos. En un segundo plano, emocionados por el momento, estaba su familia -varios de sus sobrinos quisieron acompañarlo mientras sus dos hermanas vivas, ya de edad avanzada, dedicaron esa tarde a estar con Lolo en la distancia que impone la enfermedad-, estaban sus amigos, aquellos con los que compartió horas de alegrías, a los que llenó de felicidad, que era lo que derramaba por los cuatro costados. Vinieron las mujeres que, entonces unas chiquillas, lo ayudaron a trasladar al papel las ideas que bullían en su inquieta cabeza, fruto, todas ellas, de su profundo amor a Dios. Vino Linares.

"Un periodista para el que el rostro de los acontecimientos siempre tuvo un alma humana", decía José Manuel Fernández. "Un forjador, desde el sufrimiento, de una alegría desbordante ofrecida al Señor", explicaba Vicente Hoya. "La crítica que no hiere, la alabanza que no sonroja", glosaba Juan Rubio. "El periodismo como servicio a la verdad y la justicia, así lo vivió Lolo", explicaba Elsa González. Y entre el público, un susurro de pajarillo, "el gorrión", la Paqui, que lo cuidó con esmero desde sus 12 años de niña: "era buenísimo, un santo. Se lo debo todo".

El homenaje era, en efecto, al Lolo periodista, pero si Lolo fue el gran periodista que sus artículos muestran es por una sola causa. Era, ante todo, sobre todo, un santo. Y todo lo demás se le dio por añadidura.

Artículo original en Alfa y Omega, 27 de septiembre de 2012
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
María Solano Altaba, 28/09/2012