Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Los corazones de las madres son como terrones de azúcar que sorben la gracia llovida del cielo»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Intervenciones en la entrega del premio “Lolo” de periodismo joven a Laura Daniele

Compartimos con todos vosotros parte de las diferentes intervenciones que hubo en la preciosa entrega del V premio Lolo de periodismo joven.
   

Intervención de Dª Elsa González, Presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE)

El teórico de ética periodística, Javier Restrepo, afirmó en un curso de la FAPE que si la Universidad solo enseña técnicas, el periodista sale sin armas para enfrentarse a un oficio que, para ser digno, precisa una gran reserva interior. Fundamentalmente, conciencia.

La humanización del periodismo forma parte, asimismo, de esa reflexión que el maestro de ética colombiano considera que debe fomentarse en las facultades relacionadas con el mundo de la comunicación.

Desde la FAPE reivindicamos un periodismo de identidad y responsable.

El periodista, si lo es, no debe permanecer ajeno a los que le rodea. Imparcial no es sinónimo de impasible, ni objetivo lo es de insensible.

El periodista no puede ser testigo indiferente de los hecho, afirma Kapuscinski.

No se concibe un periodismo neutral ante violaciones de derechos y atentados a la dignidad humana, sino como servicio a la verdad y a la justicia. Y así lo ejerció Lolo.

El periodismo es una profesión para vivir, pero también una manera de vivir. Se trata de un oficio que imprime carácter. No hay más que observar la férrea vocación que mostró Lolo durante toda su vida...

Atravesamos tiempos complicados e inciertos para el periodismo. Los avances tecnológicos han transformado la Sociedad de la Información. Y la crisis económica se ha cruzado en este cambio de Era mediática con la intención de devaluar un oficio que precisan los pueblos para vivir en libertad.

La sociedad debe ser consciente de la trascendencia que supone el debilitamiento del periodismo. En primer lugar, una disminución del control al poder que empobrecería la democracia y generaría injusticias.

Lolo elevó la voz de la denuncia a través de sus artículos y desde su silla de ruedas.

En la actualidad, el periodismo se halla plagado de ocstáculos. Pero, sin duda, lo nuestro es enfrentarnos a la dificultad. Estamos habituados a trabajar en condiciones adversas.

Y no duden de que la ética hace del periodismo una profesión caragada de futuro.

Creo que Laura Daniele es consciente de la repsonsbailidad que tenemos los periodistas y os medios de comunicación. Por su capacidad de difusión y su efecto sobre la sociedad, sobre el ciudadano, su actuación debe ser rigurosa, verídica y también humana.

Laura es redactora del diario ABC en la sección de Sociedad desde 2008. anteriormente, trabajó en Europa Press. Es argentina, y quiero destacar ese eje que nos une con Iberoamérica: una cultura y lengua común. FAPE tiene una vertiente en la web, Ecos de Iberoamérica, que nos permite compartir experiencias, denuncias y objetivos.

Laura, te han otorgao un premio que lleva el nombre de un periodista que ejerción la profesión con ética y un elevado grado de humanidad. Sus artículos evidencian una pluma de calidad. Valores que dignifican el periodismo como servicio público, que hoy, más que nunca, conviene recordar.

ˆ subir

Intervención de D. Rafael Ortega, Presidente de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España

Un año más, la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIPE) entrega el Premio LOLO de Periodismo Joven. Este año, como ya hemos oído es Laura Daniele la premiada. Una gran periodista joven, que desde las páginas de ABC, nos enseña a todos, y muy bien, incluidos a los veteranos, como debe ejercerse el periodismo, con rigor y gran profesionalidad.

Nuestro querido Beato LOLO es la imagen de este galardón. Nuestro deseo es que las virtudes del Beato lleguen a todos los periodistas y que Laura sea quien recoja el testigo en esta edición, que, aunque hicimos público el pasado año el nombre de la premiada, queremos siempre que el acto de entrega coincida con la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que como sabéis se celebra es próximo domingo, 1 de junio. Una jornada para la que los obispos de la Comisión de Medios de la CEE, cuyo presidente nos acompaña hoy, ha preparado un documento del que me gustaría destacar lo que a los profesionales nos dedican:

"Nos unimos al deseo del Papa Francisco de que los medios puedan ayudar a que nos sintamos más cercanos los unos de los otros, a que percibamos un renovado sentido de unidad de la familia humana que nosimpulse a la solidaridad y al compromiso serio".

ˆ subir

Intervención de Monseñor Ginés García Beltrán, Presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación y Obispo de Guadix

Comenzó su intervención, elogiando a Laura por ser periodista de esperanza, por el enfoque humano de sus escritos y dar a conocer la vida de la Iglesia, poniendo especial interés en mostrar su cara más caritativa, dando voz a las acciones de Cáritas y Ayuda a la Iglesia Necesitada.

También tuvo palabras de recuerdo hacia D. Rafael Álvarez Lara (antiguo obispo de Guadix), quien durante la guerra, daba las hostias consagradas a Lolo para que las repartiera.

Continuó su intervención citando al Beato Manuel Lozano Garrido, primer periodista seglar elevado a los altares (12-6-2010):

"El hombre de nuestro tiempo, a quien tan esencial le es la vida de relación, ha acabado por darse a la verdad del periodismo a fuerza de irle comprobando una limpia servidumbre. Pero el "milagro" no tiene otro secreto que la palabra "verdad" en la raíz".

"Escribir es un suceso que tiene un no sé qué de solemnidad y de rito. Por eso, el que lo hace, cuenta con un principio de sinceridad por su parte y de comprensión en quien se dirige; crédito que ha de mantenerse si quiere permanecer siempre en la lealtad".

"La variedad, la amplitud y el fondo de la noticia o las informaciones constituyen un bagaje de secretos y actos desconocidos que apoyan el progreso de la civilización. Un periodista participa ahora de la misma misión cotidiana que un profesor universitario o un científico".

Las dificultades para cumplir esta misión, encomendada de manera principal a los comunicadores, no son pequeñas. Hay que referirse de manera especial a la grave crisis económica que ha provocado el cierre de numerosos medios de comunicación y el despido de miles de profesionales.

Por el bien de todos, esperamos que esta situación de crisis se supere en la sociedad en general y, de manera especial, en el ámbito de la comunicación. Sin olvidar las situcaciones de conflicto o coacción en la que ejercen su profesión algunos periodistas. Ante estos problemas graves, no podemos dejar de recordar que sin la comunicación social, sus medios y sus profesionales, la sociedad se incapacita para conocer la verdad y, por tanto, para ejercer la libertad.

Al mismo tiempo que reconocemos el trabajo de los comunicadores y su larga historia al servicio de la sociedad, ahora se hace necesario también proponerles una nueva misión, siempre como servicio al bien común. Consiste en transformar, por medio de su trabajo, esta cultura digital en una cultura de encuentro, en la que no haya espacio para la calumnia o el odio, sino, más bien, para la proximidad de las personas, las relaciones amables, la sonrisa que acompaña al encuentro compartido de la verdad. Se trata, en el fondo, de un intercambio de conocimientos y cultura, de un compartir opiniones de interés para el progreso social; en una palabra, de consolidar la cultura del encuentro para el bien común.

Monseñor García Beltrán finalizó su intervención recordando las palabras del Papa en el mensaje del Papa para la 48ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales:

"En este mundo, los medios de comunicación pueden ayudar a que nos sintamos más cercanos los unos de los otros, a que percibamos un renovado sentido de unidad de la familia humana que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos".

"Comunicar bien nos ayuda a conocernos mejor entre nosotros, a estar más unidos. Los muros que nos dividen solamente se pueden superar si estamos dispuestos a escuchar y a aprender los unos de los otros. Necesitamos resolver las diferencias mediante formas de diálogo que nos permitan crecer en la comprensión y el respeto. La cultura del encuentro requiere que estemos dispuestos no sólo a dar, sino también a recibir de los otros".

«La parábola del buen samaritano es también una parábola del comunicador». «El testimonio cristiano, gracias a la red, puede alcanzar las periferias existenciales», «no una red de cables, sino de personas humanas», «me gusta definir el poder de la comunicación como proximidad».

ˆ subir

Intervención de Dª Laura Daniele, tras recibir el premio

Queridos amigos,

quiero agradecer a la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España, a su director Rafael Ortega ya todos sus miembros, este premio LOLO.

Es para mí un gran honor recibir este reconocimiento que lleva un nombre tan especial: el del primer periodista laico beato, Manuel Lozano Garrido.

Un escritor de tomo y lomo. Un católico que respiraba fe y contagiaba entusiasmo, incluso cuando no podía escribir ni ver. Así me lo recordaba en mail estos días, el padre José Antonio Martínez Puche, que como todos saben publicó muchas de las obras de Lolo en los años que estuvo al frente de la editorial Edibesa.

Repasando estos días la vida de Lolo, encontré algo que me prendó: su obra apostólica Sinaí. La creación de un grupo de personas enfermas que rezan por la labor de los periodistas, para que seamos fieles al Evangelio. Para serles sincera, no sabía que en medio de la labor cotidiana, de los días buenos y también difíciles, había alguien que rezaba por nosotros. Ese simple detalle, me conmovió.

¿Qué mejor regalo podía dejarnos Lolo? Por eso, gracias a todos por este premio tan especial. Y gracias a Manuel Lozano Garrido -y tantos que vinieron después- por vuestra oración. Gracias sinceramente.

Laura Daniele concluyó su intervención, rezando la Oración por los periodistas, escrita por el beato LOLO:

Señor:
Pon en la frente de todos los que escriben, una proa que enfile el buen puerto que eres, y asegura a su nave un paisaje completo de obreros y operarios, estudiantes y madres, profesores y chicas.

Que a su vez, en el trato y al margen del oficio sean semilla noble de ejemplo y de ternura.

Que también acaricien mirando a los semáforos o en el coche o en el metro.

Que su poso de ciencia tenga el espejo al fondo de tu sabiduría.

Que cuando las masas griten y suenen puñetazos en las cafeterías, él hable con un vaso en la palma y el agua esté serena como la faz de un lago.

Si un milagro hace falta sea en los teclados, se les vaya pintando la imagen de su hijo o la de los amigos.

Que si de pronto se hace en el mundo un silencio porque hacen falta normas, su corazón sea bravo para decir la palabra; que sea clara y rotunda y, sobre todo, justa.

Le negarás el sueño, como también la sal y el pan de cada día, si sólo él puede hablar y calla por cobarde.

Tendrá que poner "robo" o "compasión", o "hambre", y lo dirá sin tentarle la bolsa o el ascenso, el susto o la amenaza.

Que de sus labios broten consejos como fuente de pueblo, que mana día y noche.

Si alguna ración doble hay que dar de optimismo, de amor y de esperanza, escánciala sobre ellos. Mensajeros de fe y de alegría.

Que escriban de rodillas cuando un hogar naufraga.

Que no los tiente la prensa de colores –"negra", "amarilla", "rosa"-.

Un periodismo al sol, claro y limpio como tu luz dorada, sea tu guía.

Y, por último, tantas gracias ocultas de quejas aceptadas y rodillas que sangran, a ver si ellos, a ver si en ellos pueden que estén siempre en la brecha del sudor y el esfuerzo para que un hombre vaya por la acera o aprisa y se dé con tu rostro, que le sonríe entre líneas.

ˆ subir
www.amigosdelolo.com, 31/05/2014