Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundaci髇 Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático de la verdad en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Al lado de su sill贸n de ruedas, yo ve铆a a Lolo como un profeta del Concilio»
- Jos茅 Luis Mart铆n Descalzo -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Colabora jugando la loter铆a de Navidad con la Fundaci贸n beato Lolo

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura Ramírez, X Premio Lolo de Periodismo Joven Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Colabora jugando la loter铆a de Navidad con la Fundaci贸n beato Lolo

Un amigo de Lolo - La fuerza que viene de Dios

Presentaci贸n

Yo soy amigo de Lolo.聽Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia cat贸lica y periodista vivi贸 su fe desde un punto de vista gozoso como s贸lo pueden hacerlo los grandes. Y la vivi贸 en el dolor que le infring铆an sus muchas dolencias f铆sicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los 煤ltimos nueve a帽os de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un 谩nimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aqu铆 escritas, un peque帽o y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

La fuerza que viene de Dios

鈥淣o hay virus que pueda corroer la fuerza que Dios le ceda a un coraz贸n鈥
Manuel Lozano Garrido,聽Lolo. Bien venido, amor聽(852)

Seguramente es verdad que hay muchas realidades espirituales que, si bien las sabemos por tenerlas aprendidas, no acabamos de comprender lo que, realmente, significan. Al menos no acabamos de apurar todo el contenido que tienen de gozo de Dios en nosotros.

Una de ellas es, adem谩s, y seguramente, la m谩s importante de todas. De ella parte todo lo dem谩s que decimos ser, porque lo somos. Es aquella que dice y sostiene que somos hijos de Dios.

Hijos de Dios. Somos descendencia divina.

Decir eso es, eso es bien cierto, muy importante porque nos marca algo m谩s que una realidad. Es, en esencia, lo que nos hace dignos de ser tenidos por algo m谩s que simples seres creados pues, a煤n si茅ndolo, Dios crey贸 que, al respecto de nosotros, nos hab铆a hecho muy bien. Y as铆 lo reflejan las Sagradas Escrituras.

Pues bien. El caso es que decir que somos hijos de Dios, y lo somos (como dice san Juan en su primera Ep铆stola) ha de repercutir no s贸lo en nuestra forma de ser sino en lo que hay antes de nuestra forma de ser que no es otra cosa que nuestro esp铆ritu. Somos hijos de Dios y eso, por decirlo pronto para que se entienda, supone que podemos hacer uso espiritual (y efectivamente real seg煤n sus consecuencias) de tal verdad.

As铆, ante aquello que nos sucede y que tenemos por ser sustancia negativa en nuestra existencia contamos con un empuje muy especial que el Creador nos cede, nos dona, de su mismo ser y que tiene que ver mucho con la perseverancia en sabernos acompa帽ados por Aquel que muri贸 por nosotros y que qued贸, aqu铆, para siempre, siempre, siempre.

Tal convencimiento no es cosa balad铆 o de poca importancia porque nuestro coraz贸n, que no es s贸lo 贸rgano que bombea sangre sino que tiene un significado que va m谩s all谩 de su cualidad f铆sica, contiene el mismo Esp铆ritu (somos templo del mismo como nos dej贸 dicho san Pablo) que nos proporciona sus inspiraciones y sus dones con los que poder afrontar tales malas sustancias.

Dios, que nos quiere siempre a su lado no consiente que, por dejadez nuestra, no seamos capaces de enfrentar las asechanzas de todo lo que es maligno y nos acecha. Al contrario es la verdad porque si la fuerza de Dios es, como podemos pensar, irrefrenable y todopoderosa, algo de la misma nos proporciona por ser hijos suyos.

En tal convencimiento estamos siempre que nos veamos en el seno de Dios desde que somos capaces de entender lo que significa ser creaci贸n suya. Es cierto que no somos nada ante el Se帽or (y as铆 sabemos que debemos ser humildes) y, por eso mismo, es conveniencia nuestra aprovechar todo aquello que el Creador nos da graciosamente. Y, a ser posible, sin esconderlo bajo el celem铆n y hacer uso escaso de los talentos.

Beato Manuel Lozano Garrido,Lolo,聽ruega por nosotros.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
Eleuterio Fern谩ndez Guzm谩n, 10/04/2014