Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

La Sagrada Cena fue como la ha tallado Víctor de los Ríos

Prelados y eruditos han colaborado en su esfuerzo.

El arte se ha sumado a la tarea de reconstrucción

Manuel Lozano Garrido
Pax, nº 102; 15 abril 1957

Por primera vez, desde que el arte empezó a enriquecerse con los temas cristianos, una estampa de la Pasión –la Cena eucarística- ha sido abordada con el rigor histórico y la dignidad estética que el motivo requería. La tarea ha sido cumplida por el imaginero Víctor de los Ríos, un hombre que tiene en su haber “buen número de Semanas Santas españolas” y eso tan difícil que es la confluencia popular y crítica. Estudiosos como Camón Arnaz, Lafuente Ferrari, o Entrambasaguas, y autoridades como las de los obispos Almarcha, Ballester y García y García de Castro no han vacilado en respaldar los comentarios más elogiosos.

La fidelidad al realismo impresionante de nuestros clásicos, a la par que su certero estilo creador, han permitido que esta vez la reconstrucción no haya sido una fría operación de laboratorio, sino la conjunción feliz de una obra de arte.

CAPRICHO RENACENTISTA

Sabido es, que el Renacimiento innovó en pinturas y esculturas con cierta desenfadada despreocupación por la verdad. Costumbres, vestidos y hasta la misma geografía fueron sacrificados a la moda de la época, que imponía una actualización de los motivos con perjuicio de su historicidad. Así, aunque a “La Cena de Leonardo da Vinci se la ha admirado por sus méritos artísticos, bajo el punto de vista crítico apenas si resistiría el más ligero análisis. La mesa longitudinal, tan opuesta al judaico triclinio en U, las mismas envaradas posturas, los asientos tabernarios y hasta el lugar de celebración, hacen pensar más bien en una bacanal moderna que no en la severa conmemoración pascual. Y, sin embargo, la influencia de Vinci ha sido tan acusada que difícilmente se hallará una versión sobre la que no gravite el canon que impuso. De esta forma, durante largos siglos, al creyente se le ha ido obstaculizando la ambientación exacta, entre otras, de la trascendental escena eucarística.

TAL Y COMO FUE

En el esfuerzo que de los Ríos ha realizado, influye la idea que en la labor previa de estudio han intervenido varios prelados y eruditos, por su copiosa bibliografía. Fundamentalmente se vuelve a los asientos en forma de divanes bajos que, alineados en U de trazos rectos, rodeaban la mesa ritual. Recostados, todos los comensales tenían una presencia concéntrica y el oficiante hacía la distribución sin trasladarse de asiento. De este modo, alcanza explicación el gesto de Jesús alargando a Judas el pan untado en salsa y ese otro, natural, del discípulo amado reclinado sobre el pecho del Maestro.
Pero, a su vez, se ha visto aquí que la restauración no obstruía, sino facilitaba, la expansión creadora. La nueva postura de los Apóstoles ha permitido liberarles de su situación rígida, dando paso a una rica variedad de movimientos. Acorde con estas nuevas posibilidades, el momento designado es aquel en que Jesús urge al traidor a consumar su villanía. Sorprendidos, los cuerpos de los Apóstoles se contorsionan por el espanto, y la escena cobra así un dramatismo impresionante, que acentúa la imagen escueta, sencilla, de Cristo en preconcebida renuncia al movimiento y sin otra defensa que la expresión facial. Si a ello añadimos el estudio psicológico de cada personaje, a más de la personalidad del imaginero, se alcanzará la trascendencia del grupo escultórico. El temperamento impulsivo, por ejemplo, de los Boanerges está aquí en la fortaleza de Juan y la anatomía de Pedro, con el corto cuello característico del sanguíneo. También el Mesías vuelve su perfil neto, soslayando la difundida silueta del judío francés.

Hace poco, cuando Pío XII le recibió en audiencia especial, Victor de los Ríos se vio sorprendido al ver fotografías de su “Sagrada Cena” en manos del Pontífice, y más aún cuando el Vicario de Cristo le habló de ella como de tallas de su predilección.

Beato Manuel Lozano Garrido, 12/03/2015