Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«De Dios me basta conque digas que es Amor»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Novedad editorial: ¡Libro inédito del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo! Apúrense y a por él

Esto no suele pasar muy a menudo. Quiero decir que de una persona que ha subido a los altares y hubiera dado a la luz sus pensamientos espirituales a través de escritos conocidos aparezca, al cabo de los años de su marcha a la Casa del Padre, un libro que no hubiera publicado nunca, no es muy habitual.

Pues eso ha pasado con el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, de quien ayer mismo, 3 de noviembre, celebramos su Dies natalis. 

El caso es que cuando falleció su hermana Luci, que fue sus manos y sus ojos durante muchos años, en eso de revisar los documentos que tenía, apareció el original de un libro de Lolo. ¡Sí!, un texto que no había visto la luz pública vaya usted a saber las razones o el por qué pero a finales de diciembre de 1960 el Beato Lolo firmó aquel libro que, gracias a Dios y para bien de todos los que lo lean, va a ver la luz pronto. 

El título es bien significativo y está en la línea, tan buena y tan exacta, de los que solía poner Lolo: “Las siete vidas del hombre de la calle” y tiene relación directa, número y sentido, con los Sacramentos, también siete. 

Lo deja todo bien explicado al principio del libro: 

“La santidad la tenemos, así, en todas las horas cruciales, tan utilizable como la cuchara, el paraguas o la gabardina: 

- En el moisés, un fruto natural de vida se hace hijo de Dios por la purificación que el agua cumple en el Bautismo. 

- En el uso de razón, Dios modela y asegura la santidad inicial por el aceite de la Confirmación. 

- El hombre que vuelve al barro e hinca la rodilla en el delito, restaura su destino por la palabra consoladora que le perdona en la Confesión. 

- A la infinita sed de trascendencia y al hombre de eternidad que nos gritan desde las células, los sacia radicalmente el pan y el vino que se hace Carne y Sangre suyas en la Comunión. 

- Cuando unos muchachos piensan en carpintero y otros en abogado, Él hace su leva y unas manos proveen, en el Orden Sacerdotal, los depositarios de las siete fuentes, que así tendremos siempre a nuestro servicio. 

- Esa ternura que germina y se ramifica en hombre y mujer juntos y la fuerza poderosa de la vida, se coronan de gracia en las palabras de donación que es la materia del Matrimonio. 

- El hombre físicamente a la deriva, la nave que hace agua, tiene el gran recurso para la salud que es la oración común, y el aceite santificado o, cuando menos, el indulto y el buen pasaporte para el reino feliz que es la Extremaunción” (aquí hay una nota del Editor explicando que, por fidelidad al texto original no se ha sustituido el término “Extremaunción” por el de “Unción de enfermos”)”

Es más, antes de dar comienzo el primero de los Sacramentos, el Bautismo, escribe esto“Ni sensacionalismo ni trabalenguas: lo que puede un Sacramento”. Y eso es explicación más que eficaz de lo que ha de leer quien quiera obtener gran fruto espiritual de este libro.

 

El Índice, por cierto y a grandes rasgos, es el siguiente: 

Primera parte

  • Los siete Sacramentos
  • El Bautismo
  • La Confirmación
  • La Comunión
  • La Penitencia
  • La Extremaunción
  • El Orden Sacerdotal
  • El Matrimonio

Segunda parte

  • El Sacramento hecho oración en la vida
  • Veinticuatro horas de rodillas.”

Así, por ejemplo, del Bautismo, nos dice esto que sigue: 

“Donde el agua recrece y agiganta su destino creador de vida es cuando se escancia sobre la cabeza de un hombre con una clara intención santificante”.

 O, por ejemplo, del de la Penitencia dice esto: 

“La confesión es la más certera e inspirada conferencia de alto nivel, que aporta, invariablemente, su fruto apetitoso. En esencia corresponde a un encuentro entre Dios, padre –amor-, “lento en la cólera, rico en bondad”, que arde por adelantarnos un préstamo para nuestro albedrío hipotecado, y el hombre, aherrojado, inconsolable, desmoronado, que encarama tímidamente hasta los ojos una nostalgia de rehabilitación y de paz.”

Y, por último (por poner algunos pocos, muy pocos, de la riqueza espiritual que contiene este libro de Lolo), del de la Extremaunción (Ahora llamado “Unción de enfermos” porque determina seguramente, esta práctica sacramental no sólo en el último momento de la vida de un creyente católico sino cuando se haya el mismo ante una enfermedad grave) dice esto:

“Con la Extremaunción, un hombre sin lastre, limpio, virginal, sube a la plataforma del tranvía. La Gracia es como una autoclave que deja el corazón aséptico de virus espirituales: un seguro, así, de vida y de gloria. Razón de más para la alegría.”

Y así podríamos seguir un rato largo porque este libro encierra un tesoro que hay que descubrir, vender todo lo que de mundo tengamos en el corazón y hacernos con él. Y, luego, no ser avariciosos y ampliar a nuestro círculo de amigos y conocidos la posibilidad de gozar de este gran tesoro espiritual que el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, ha dejado dicho para que 56 años después podamos gozar de él. 

Digamos, al respecto de este libro, algo muy importante:

En la nota que nos ha enviado el P. Rafael Higueras Álamo, a la sazón Postulador de la Causa de Canonización (ya lo fue de la beatificación) nos dice esto:

 “Fecha tope de recepción de peticiones: 10 diciembre 2016.

Lógicamente si se imprimen más ejemplares saldrá más barato; por ejemplo, si se imprimieran mil ejemplares, +1’80 de imprenta (quizá algo menos)

+portes de envío (si no se recoge en la sede de la Fundación)

+2 de donativo a la Fundación.

Sería muy bonito disponer de la publicación para los Reyes; o sea que antes del 10 de diciembre ha de recibirse la petición de ejemplares que se deseen.

Si la impresión fuera de 500 ejemplares la impresión podría salir hacia unos DOS € cada uno (más portes, más 2 € donativo).

Una sugerencia: Hacer 250 ejemplares numerados por riguroso orden de llegada de la petición; excluyendo los 5 primeros: el nº 1 será para Expecta, su hermana; y los otros 4 serán números institucionales para la Fundación)”.

Cualquiera puede ver que el coste del libro es más que asequible y, es más, para quienes (como el que esto escribe) tienen que ver lo que sale de precio un libro de los suyos en una editorial de las llamadas “a demanda” (sólo se hace el libro cuando alguien le interesa y lo compra) puedo decir que es muy, pero que muy asequible. 

Les pongo el volante de encargo que hay que enviar, bien por correo electrónico (descargando el pdf y rellenándolo, se entiende) a amigoslolos@telefonica.net  o bien por correo postal a la dirección siguiente: Fundación Lolo c/ Viriato 27, 3º. 23700 Linares. 

De lo que se trata, por tanto, es de reservar los ejemplares que queramos del libro del Beato Lolo. Y, luego, a razón de los solicitados, se procedería a la publicación y envío de los mismos.

» Abrir volante de reserva de libros (formulario PDF)

Les ruego encarecidamente que no tarden mucho en enviar el cupón al que hemos hecho aquí referencia. Seguro que tiene a quién agradecérselo y no será a mí sino al Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo que desde el Cielo ha de estar expectante viendo lo que hacemos. 

Por cierto, me cabe el honor de escribir el Prólogo de este libro que pueden leer en el siguiente enlace, como “adelanto” del Libro de Lolo.

Artículo original en este enlace
Eleuterio Fernández Guzmán, 05/11/2016