Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«La Creación no es más que una iniciativa de diálogo del corazón de Dios, sin otro móvil que la generosidad»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Manuel Lozano «Lolo», periodista y paralítico

Manuel Lozano Garrido ha sido incluido en la colección Santos y Santas de la editorial CPL (Centro de Pastoral Litúrgica)

El libro ha sido escrito por Marta Noce, periodista argentina de Acción Católica, amiga de Lolo, vino 6 años antes de la beatificación de Lolo a conocer a Lucy Lozano y, como no podía ser de otra manera, vino entusiasmada a la gran celebración de ese 12 de junio de 2010, a la «Beatificación de Lolo».

En un encuentro-homenaje de periodistas que vinieron a la beatificación, ella participó con su testimonio sobre nuestro querido beato, diría:

"Es discípulo y misionero, capaz de transformar la dificultad en fuente de esperanza, la oscuridad en luz. Lolo es todo lo que le falta al Mundo de hoy"

 

Autora: Marta Noce
ISBN: 978-84-9805-712-6
Precio: 2,25 € (+ gastos de envío)
Páginas: 28
Puedes solicitarlo a la Fundación Manuel Lozano Garrido (amigoslolos@telefonica.net)

Breve presentación

Enfermo y débil, un periodista andaluz del siglo XX que será testimonio de vigor cristiano. Y la historia empieza así: "Cuando hace unos pocos años vine desde Argentina, donde ejerzo como periodista, a Linares, invitada por el P. Rafael Higueras Álamo, tuve la sensación de estar dialogando con Lolo, Manuel Lozano Garrido, aquel discípulo extraordinario e incansable dirigente de la Acción Católica de esa ciudad andaluza, quien a los 22 años quedó paralítico hasta su muerte en el año 1971 (28 años, con inmovilidad progresiva) y, también, ciego en sus últimos nueve. Pero ni aún las más dolorosas limitaciones lo llevaron a reducir su trabajo ni le impidieron desarrollar su vocación de discípulo y misionero, de periodista y escritor. Por el contrario, se constituyeron en estímulos sorprendentes y vías de expansión de otras posibilidades.

www.amigosdelolo.com, 07/06/2014