Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«La Creación no es más que una iniciativa de diálogo del corazón de Dios, sin otro móvil que la generosidad»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Lolo hubiera cumplido 95 años de Fe y Alegría

Manuel Lozano Garrido “Lolo” hubiera cumplido, este mes de agosto, 95 años. El escritor y periodista linarense, miembro de Acción Católica, falleció en su ciudad natal en 1971, pero lo importante de su vida es su obra y su pasión por ayudar a los demás, pasión que lo ha llevado hasta los altares.

Por Javier Esturrillo

El 12 de junio de 2010 fue beatificado, en una Celebración presidida por Ms. Ángelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y concelebrada por el Nuncio Renzo Fratini y una veintena de prelados, entre ellos los cardenales Carlos Amigo, Antonio Cañizares y Rouco Varela, el obispo José Luis Redrado y el arzobispo Justo Mullor García.

Su hermana Lucy comentó antes de la ceremonia: “Se me sale el corazón. Estoy muy emocionada. Lolo se hubiera reído de todo esto. Era así. Luego le hubiera podido su gran sentido de la amistad, y se hubiera alegrado de ver cuántos amigos se habían reunido hoy aquí.”

Al día siguiente, durante el rezo del Ángelus, el Papa Benedicto XVI tuvo unas palabras de recuerdo para Lolo, poniéndolo como ejemplo para los periodistas, al ser el primero en ser beatificado: “Fiel laico que supo irradiar, con su ejemplo y sus escritos, el Amor de Dios, incluso entre las dolencias que lo tuvieron sujeto a una silla de ruedas durante casi 28 años. Al final de su vida, perdió también la vista, pero siguió ganando los corazones para Cristo, con su alegría serena y su fe inquebrantable. Los periodistas podrán encontrar en él, un testimonio de la creencia en el bien que se puede hacer cuando la pluma refleja la grandeza del alma y se pone al servicio de la verdad y las causas nobles.”

 Lolo es, además, el primer periodista español en los altares. Precisamente para los periodistas escribió un Decálogo que, según Monseñor Amato, sigue estando de “indiscutible actualidad”. En él, les pedía, por ejemplo, que “trabajasen con honradez, el pan de la información”. O que no cayesen en las redes “de la adulación y del soborno”. Pero sobretodo les pedía, ya entonces, que huyesen de la “prensa de colores”. Porque, como glosaba Monseñor Amato, “el periodista es para él como la fuente del pueblo, que brota y da frescura, esperanza y optimismo” y, por eso, decía “no a la prensa de colores, negra, rosa o amarilla”.

 

Diario Jaén, 18/08/2015