Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«¡Pequeña nuestra sonrisa, pequeña nuestra amabilidad, qué de raíces echa alrededor y hasta lejos de nosotros, incluso en el tiempo!»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Lolo, la fe como terapia

La fundación del periodista beato recibe múltiples mensajes para que interceda por los enfermos.

Javier López, 14.06.2018 | sevilla.abc.es

Familiares y amigos de enfermos piden que interceda por éstos Manuel Lozano Garrido, Lolo, el primer periodista seglar en los altares, beatificado en 2010 en Linares, su ciudad natal, a instancia del Papa Benedicto XVI. Otros le muestran por escrito su agradecimiento. La fundación que lleva su nombre ha recibido cartas selladas en Brasil, Filipinas, Méjico y Japón, así como correos electrónicos de numerosas naciones en las que los remitentes consideran probada la intercesión de este linarense.

Manuel Lozano Garrido, Lolo, junto a su médico y amigo Juan Pérez

La enfermedad está muy presente en Lolo, quien en 1941, cuando sólo tenía 21 años de edad sufrió una patología degenerativa que le postró en una silla de ruedas y que en 1962 perdió la vista, según expone la fundación, que acaba de conmemorar el octavo aniversario de la declaración con una misa en la iglesia de Santa María, donde se guardan las reliquias de este periodista.

Lolo fue declarado beato en una ceremonia multitudinaria celebrada en su ciudad tras un dictamen de la comisión de teólogos designada por la Congregación para las causas de los Santos. Los miembros de las misma aprobaron el milagro atribuido a ese seglar tras admitir una comisión médica vaticana que la curación lograda por su intercesión era científicamente inexplicable.

En concreto, la del niño Rogelio de Haro Sagra, quien en 1972, cuando tenía tan sólo dos años y medio de edad, sufrió una gravísima enfermedad que derivó en septicemia. Cuando más peligro corría su vida, un familiar puso un crucifijo de Lolo, que había fallecido un año antes, bajo la almohada. Los médicos aguardaban su muerte, pero 24 días después comenzó una mejoría que desembocó en su curación definitiva. Hoy es arbitro internacional de tenis.

José Moya, miembro de la fundación Lolo, tras aclarar que no se ha acreditado un segundo milagro, pertinente para la canonización del periodista, resalta que las muestras de agradecimiento son constantes y llegan desde todos los continentes. Lo que, en su opinión, revela el fervor y la gratitud de quienes han pedido y piden la intercesión del beato. Así, el pasado 7 de junio una familia rogó que se rezara por un niño cuyo estado es gravísimo. Dos meses antes una mujer también pidió una oración por otro crío de 7 años.

La intercesión de Lolo es lo que pide también un hombre para que sane su primo, enfermo de cáncer, así como un periodista italiano que admite ser admirador y devoto del beato linarense, quien solicita a la fundación que le encomiende antes de una intervención quirúrgica. Previamente, le había solicitado una ayuda especial para un amigo que desarrollaba un importante trabajo periodístico, a fin de que Dios le ayudara a cumplir con fidelidad su tarea profesional.

El propio postulador de la causa de beatificación del seglar ha solicitado también a la fundación que encomiende a Lolo la intercesión para que Carlos, un sacerdote vinculado como él a la causa que elevó al periodista y escritor a los altares, sane tras su ingreso en la unidad de cuidados intensivos de un hospital afectado por una patología grave.

Por otra enfermedad, la de una mujer de Acción Católica, «una bella persona que ha vivido siempre por los demás», piden la intercesión del beato dos personas, en tanto que otra lo hace para que se cure una niña de cinco meses hospitalizada por neumonía. Una cuarta pide por la curación completa de su sobrino de 50 años.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
www.abcdesevilla.es, 16/06/2018