Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«¡Ah, Amor, qué velado y que desnudo estás al mismo tiempo!»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo

Lolo, un gran periodista porque es santo

Linares se vistió de fiesta para rendir homenaje a uno de sus muchos hombres ilustres: Manuel Lozano Garrido, Lolo, beato, periodista, escritor, enfermo anclado a su silla de ruedas durante casi 30 años.

Las palabras de elogio de los cuatro periodistas de prestigio que quisieron compartir ese día con los linarenses llenaron el auditorio de El Pósito donde se celebró el evento. Allí estaba Elsa González, la presidenta de la FAPE, que hizo una defensa del periodismo al servicio del hombre, como lo entendió Lolo. También habló el presidente de los periodistas de Jaén, para explicar que "es posible el compromiso moral y espiritual sin renunciar a la objetividad". Y el Cronista de la Villa, Vicente Oya, que glosó una trayectoria vital de un hombre muy querido por sus vecinos. Y Juan Rubio, periodista, hijo también de la tierra de Jaén, que recordó cómo la fuente de la palabra de Lolo estaba "en sus adentros majados y empapados muy alto". En la primera fila, más periodistas y amigos: el presidente de la UCIPE, los periodistas católicos, Rafael Ortega; el director del secretariado de medios de la Conferencia Episcopal, José Gabriel Vera, el vicario de Comunicación y Cultura de la Diócesis, Antonio Garrido de la Torre.

Y más atrás, muy emocionados, todos los que lo conocieron. Aún tienen muy vivo su recuerdo (murió en 1971 con solo 51 años). De la sonrisa que se dibujaba en los labios de su familia, de sus amigos, de las que fueran sus ayudantes, se deduce que el homenaje al periodista es fruto de su santidad. La síntesis de su trayectoria, el porqué de la grandeza de su obra, lo resumía con acierto la chiquilla que lo cuidó durante años: "Era buenísimo". Es el santo el que es un gran periodista, no el gran periodista el que se vuelve santo.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
Zenón de Elea, 24/09/2012