Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«De lo que nunca se cansa un padre es de partirle el pan a los hijos»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Introducción

La Iglesia recuerda continuamente a los bautizados las palabras del Señor: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mat. 5, 48).

La Iglesia recuerda continuamente a los bautizados las palabras del Señor: “Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mat. 5, 48).

A esta meta están destinados todos los cristianos. Nos lo recuerda de un modo especial el Concilio Vaticano II, en el capítulo 5º del documento dedicado a “LA IGLESIA”. El capítulo se titula: “La vocación universal a la santidad”.
Hay una fiesta en el año, que tiene un sentido precioso: es del día de todos los santos.San Pablo en sus cartas, cuando saludaba a los destinatarios les decía: “Saludo a los SANTOS que viven en la Iglesia de Roma... de Corinto...”. Porque incluso los que vivimos en la tierra, si nos esforzamos en vivir de acuerdo con la voluntad de Dios, en nosotros está la gracia “santificante”, la gracia que nos hace santos.
Ese día de “todos los santos” recordamos  también a tántos y tántos hombres y mujeres que ya han llegado al cielo y participan de la vida de Dios, aunque no conozcamos sus nombres o aunque su vida  -cercana a nosotros- pasara de un modo sencillo y casi anónimo. “Esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación” (Ef. 1,4).
La santidad podría definirse de un modo sencillo como el seguimiento de Jesucristo. Este seguimiento, de tal modo debe estar por encima de todo, que el mismo Señor dice: “Si alguno ama a su padre o a su madre más que a Mí no es digno de Mí” (Mat. 10, 37).
Este amor “preferencial” a Dios sobre todas las cosas puede llevar  incluso a dar la vida por Dios.
www.amigosdelolo.com, 12/07/2006