Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«La verdad es como una cajita de música, que, cuando apenas se destapa, se escucha una melodía»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Respuesta íntegra al defensor del lector del diario El País

Compartimos con todos nuestros lectores, la respuesta íntegra realizada por D. Rafael Higueras, a un artículo publicado por El País, el pasado 7 de julio, en su edición digital.

Si bien, sí que se retiraron los comentarios ofensivos a la persona de Lolo, el texto íntegro de la respuesta no se publicó íntegro ni en la edición de papel ni en la edición digital, donde fue publicado el artículo. Es por ello que publicamos su contenido íntegro a continuación:

Al Defensor del lector del diario “El País”

Muy señor mío:

Me permito escribirle en relación con el artículo publicado en ese diario, el pasado 7 de julio, sobre la distinción que la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) ha concedido al Beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”, de cuya causa de Canonización soy Postulador.

No tengo ninguna reserva contra la libertad de prensa; pero, como simple lector,  creo que debo colaborar para hacer que ella se ejercite con los condicionamientos que la misma Constitución le exige (Información veraz, art. 20). Es la razón por la que me he permitido dirigir a Vd. estas letras.

Cito primero sólo dos de las inexactitudes contenidas en el artículo:

  • La beatificación no echa mano de un milagro, “porque no valía su labor  evangelizadora". Al revés, un proceso de beatificación (que es parte del completo proceso de canonización) de un no mártir siempre empieza por estudiar su vida y virtudes (y se prescinde totalmente de que haya o no posible milagro). Sólo cuando esa vida ha sido estudiada y declarada como heroica (y en el caso de Lolo se estudió su "labor evangelizadora" como catequista, como periodista, como escritor), sólo después de demostrado eso, se acude al análisis de un posible milagro, como otro paso más del proceso.
  • El cardenal Cañizares no asistió a la beatificación, como se afirma.

Entiendo sin embargo que algunas de las apreciaciones subjetivas del artículo y los juicios de valor tienen un mayor calado. También elijo sólo dos:

  • Al censurar la distinción que se le ha concedido al Beato Lolo, le define como “un reportero que escribía de religión”. No escribía sólo de religión. Pero, además, la especialización de un periodista (economía, cultura, deporte) no determina por sí sola los méritos del profesional. ¿O es  que lo religioso descalifica por sí mismo? Pero, además, es que Lolo escribió numerosos artículos  de índole social: la situación de la minería  -Linares era entonces era una ciudad minera-, de la precariedad de la vida de los silicosos, del analfabetismo, del salario mínimo, del deficit de escuelas... ¡Y eso era en los años 50 y 60! Por ello recibió un “recado” alguna vez: “El cojo va a dormir en la cárcel esta noche”. Lo que pasa es que Lolo escribía de esos temas con la Doctrina Social de la Iglesia en la mano…; y esa doctrina no es de derechas ni de izquierdas. Desde esa misma doctrina, firmó en blanco la “hoja”, sin  escribir nombres que él bien se sabía-  y así la devolvió a quienes se la trajeron; en la “hoja” le pedían que delatara a quienes mataron a su hermano en 1936, o a quienes le denunciaron a él para llevarlo a la cárcel en 1937. Dijo: “Bastante odio ha habido ya”. Es que el Evangelio habla del amor a los enemigos.
  • EL PAIS  afirma que muchos se sorprenden de que la FAPE haya intentado colocar en el mismo plano al beato Lolo y al poeta Miguel Hernández. Y que la concesión no haya tenido unanimidad. En cuanto a lo primero: Los dos tienen su mérito. Y no se trata de negar mérito a uno o a otro. Y el de uno no invalida al de otro.  Hoy, el “reportero que escribía de religión” –que es el caso que nos ocupa- tiene un relieve universal. La Iglesia, institución  ciertamente universal, ha proclamado sus virtudes heroicas –héroe- y ha lanzado este mensaje al mundo entero, desde las selvas de África a la gran ciudad de Nueva York...  En cuanto a lo segundo: ¿Es mejor  la uniformidad ‘por decreto’, o la actuación democrática de las instituciones?

Vuelvo a repetirle el objeto que me ha movido a dirigirle estas líneas: el deseo de que el producto que Vds. nos ofrecen, sea lo más veraz y justo posible, pues  estimo en mucho el trabajo que Vds., los periodistas,  nos prestan.

Muchas gracias.

Jaén 10 julio 2012.

Fdo. Rafael Higueras Álamo

Pd/. No creo necesario decir que la libertad de expresión no admite las ofensas personales. Me parece que algún comentario de lectores al citado artículo ha entrado en ofensa a la memoria de Manuel Lozano. ¿No cree Ud?


Respuesta, no íntegra, publicada por el defensor del lector del diario El País: Sobre el beato y periodista "Manuel Garrido" (aquí)

www.amigosdelolo.com, 21/07/2012