Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Hablar en los periódicos de todo, con lealtad y valor, es purificar la necesidad que existe en todos los hombres de conocerse entre sí y expresarse en su afán de verdad»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Rezar con el beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Portada del libro Rezar con el beato Manuel Lozano Garrido, LoloTítulo: Rezar con el beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”
Autor: Eleuterio Fernández Guzmán
Editorial: COBEL
Páginas: 120
Precio aprox.: 4,95 € en formato libro
ISBN: 978-84-937525-9-0
Año edición: 2014
Lo puedes adquirir en Editorial COBEL

Rezar con el Beato Manuel Lozano, “Lolo”, de Eleuterio Fernández Guzmán (selección de textos).

“La oración es como el pan de cada día: uno no come y se muere; uno no reza y el alma se va desangelando”

Esto lo escribe el Beato Manuel Lozano Garrido, más conocido como “Lolo” (beatificado el 12 de junio de 2010), en el número 580 de su libro “Bien venido, amor”. Y define muy bien lo que es la oración y lo que supone rezar para el hijo de Dios que sabe que lo es.

El libro que aquí traemos tiene un título que expresa, a la perfección, lo apuntado arriba.

La editorial COBEL, en su colección “Rezar con…” a tenido a bien publicar una selección de textos del Beato de Linares (Jaén – España) para ayudarnos a meditar y, claro, a rezar.

En este libro se proponen una serie de textos que nos han de servir para acercarnos a Dios. Y lo haremos a través del corazón de una persona muy especial como es Manuel Lozano Garrido, Lolo.

Este hombre, creyente hasta lo más profundo de su corazón, supo a la perfección que dirigirse a Dios se hacía desde siempre y para siempre. Por eso, con su fe honda, nos dejó centenares de páginas en las que se pueden encontrarse una clara huella del paso del Espíritu de Dios por su vida y, por extensión, por la nuestra. Aprovechar una oportunidad como la que nos ofrece este libro de hacer nuestros unos textos claramente inspirados por el Creador a nuestro autor es una gracia que no deberíamos desaprovechar.

Lo que Lolo escribe es fruto de una experiencia única. Y fue así porque difícilmente podrá concurrir, en una persona, una vida tan sufriente en lo físico como fue la de Manuel. De eso, de sus muchos dolores y recaídas entresacó Lozano Garrido una savia con la que alimentó una existencia digna de ser llamada la propia de un hijo de Dios que ama, con todas las fuerzas del alma, a su Creador. Por eso cuando un día lo visitó el Hno. Robert de Taizé, viendo cómo afrontaba su situación de dolor, escribió algo que define a la perfección a Manuel Lozano Garrido:“Lolo, sacramento del dolor”.

Y eso nos lo ofrece en los textos que recoge este libro.

¿Qué podemos encontrar en este libro para poder rezar, meditar, con el Beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”?

Pues, por ejemplo, esto:

En el apartado “Dios y Jesucristo” (De “Bien venido, amor”):

“¿Cómo es Dios?
-‘Dime primero que Padre, y ya después lo que quieras’”

En el apartado relativo a la oración (De “Dios habla todos los días”):

“La oración es como un talonario de cheques que Dios consigna a nuestro nombre, mientras dice;’Hala, a repartir dinero por el mundo’”.

En el apartado “El sufrimiento y el dolor” (De “Surtidor del alma”, libro recopilatorio de poesía):

“No importa; ahora sé que la Cruz está empapada de amor, remojada su pulpa por tu savia cariñosa.

Y por eso quiero que me cante la palabra Cruz en los labios cuanto Tú silabees martirio desde la altura, que me cuajen renuncias en el corazón cuando hayas pensado en el único y estrecho camino, ribeteado de zarzas, que lleva a la plaza con frutales, arroyos claros y crepúsculos de colores. Contigo en medio, que es felicidad”.

En el apartado “El ser humano como hijo de Dios “ (de “Bien venido, amor”).

“Hijos de Dios son los que se miran entre sí y no ven diferencia de piel o pómulos, sino una ancha curva de colores que se unifican en el arco iris de la paternidad de Dios”.

Y, ya, para terminar, en el apartado “Desde este lado de la tapia” (Libro que recoge una serie de cartas que el Beato Lolo envío a religiosas de vida contemplativa y, en concreto, de la titulada “Un corazón como el Universo”):

“La gran virtud del amor es la de la comunicación y la inmensidad. Se crece y se ensancha sobre los propios dones y las propias conquistas. Incluso la renuncia por generosidad va hinchando las paredes del pecho una línea infinita”.

Debemos, como hizo Lolo, tirar hacia arriba para que el mundo no nos atraiga hacia sí en exceso y no nos deje tener una relación estrecha con Quien quiso que existiéramos. Y tal medio, y remedio contra la posesión diabólica que la mundanidad pretende ejercer sobre nosotros, es la oración, el hecho mismo de rezar y meditar aquello que nos ha sido dado Sin tales remedios espirituales nada de lo que podemos ser lo seremos y nada de lo que somos podemos seguir siéndolo.

Una especie de hilo nos une con Dios nuestro Padre y Señor. La oración, rezar, nos sirve, pues, de nexo de unión y de fomento en nosotros de una sana relación a través de la multitud de formas que tenemos de ponerla en práctica. Y la oración, a través de Manuel Lozano Garrido, nos acompaña en tal camino hacia Dios y en Dios mismo. Por eso, meditar los textos aquí traídos nos ayuda a conformar un espíritu digno de ser llamado propio de un hijo del Creador.

No quisiera, para terminar, dejar de agradecer a la Fundación Amigos de Lolo (antes llamada Asociación) que me facilitara algún que otro libro ya descatalogado con el que he podido aportar mucho de lo escrito por el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo.

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
Eleuterio Fernández Guzmán, 09/05/2014