Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundaci髇 Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático de la verdad en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Un periódico es un vehículo de verdad, justicia y superación»
- Beato Manuel Lozano Garrido -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 

Premios Lolo de Periodismo Joven

Laura M. Otón, IX Premio Lolo de Periodismo Joven Irene Pozo Hernández, VIII Premio Lolo de Periodismo Joven José Beltrán Aragoneses, VII Premio Lolo de Periodismo Joven Cristina Sánchez Aguilar, VI Premio Lolo de Periodismo Joven Laura Daniele, V Premio Lolo de Periodismo Joven Samuel Gutiérrez, IV Premio Lolo de Periodismo Joven Pedro J. Rodríguez, III Premio Lolo de Periodismo Joven Pablo J. Ginés, II Premio Lolo de Periodismo Joven María Gómez Fernández, I Premio Lolo de Periodismo Joven
Segunda edici髇 del libro in閐ito del beato Lolo

Sacerdocio y martirio en la cuna del aspirantado (I)

En los dif铆ciles a帽os 30, se funda en Linares la Juventud de Acci贸n Cat贸lica. Al cumplirse los 25 a帽os de ello, Lozano Garrido, joven que milit贸 con gozo y entrega en aquel centro de Linares, rememora aquellas fechas.聽 A lo mejor se nos ocurre decir que 鈥榟an cambiado los tiempos鈥; s铆, ciertamente, han cambiado una barbaridad, como dice la copla. Pero聽 hay bases esenciales, cimientos que no pueden sustituirse. Grave para el edificio es que se muevan los cimientos.

Los art铆culos que se ofrecen en estos d铆as en el blog "Lolo, periodista Santo", forman parte de esa serie de art铆culos conmemorativos del 25潞 aniversario.

En fechas ya anunciadas (octubre de 2013) ser谩 beatificado un gran grupo de m谩rtires del 36-38. Entre ellos hay Obispos (de Ja茅n y Tarragona), sacerdotes, seglares y dentro de este grupo de seglares, j贸venes de Acci贸n Cat贸lica. Lozano Garrido escribe en 1954, pero narrando temas de antes a 1936. El martirio es una prueba de fidelidad 鈥榟asta la muerte鈥. Y 茅l, como tantos otros j贸venes de entonces, ten铆a una seriedad en su fe, unos compromisos tan profundamente adquiridos, que ni la muerte les arrancaba de ello.

Pero tambi茅n de esos centros de Juventud salieron vocaciones sacerdotales y magn铆ficos padres de familia. Era un 鈥榤enudo grano al viento鈥, pero con promesa de abundante cosecha.

Rafael Higueras 脕lamo
(Postulador de la causa de Canonizaci贸n de Lolo)

Sacerdocio y martirio en la cuna del aspirantado (I)

Cuando los dedos figuraban hu茅spedes. La Obra predilecta. Gloriosa historia de la Juventud de Linares (III - 1)

Manuel Lozano Garrido
Cruzada, n潞 25, junio 1954

No es que la Rep煤blica hubiera anticipado determinada prueba de beatitud, pero si alguno de los que ingenuamente f铆an en palabras, olvidando el 鈥減or sus frutos los conocer茅is鈥, quedaba en sus filas, en el minuto de la proclamaci贸n debi贸 sentir, con el salivazo a la Iglesia, algo as铆 como una gran convulsi贸n en el precario edificio de sus convicciones. El parto de los montes que fue 鈥渓a Ni帽a鈥 聽-como desde entonces se llam贸 el nuevo r茅gimen- 聽presentaba, por prematuro alumbramiento, una configuraci贸n tan escu谩lida que no era el caso demorar proyectos vengativos. Para retener incautos se cuid贸 de airear que el Presidente era un cat贸lico (驴) que iba a Misa聽 -aunque ahora algo menos por sus ocupaciones- 聽cuando en realidad el tinglado era un cotarro de masones, y en la flamante Constituci贸n se afirmaba con prosopopeya 鈥渓a libertad de cultos鈥, aunque desde entonces una hilera de templos empezar谩 d铆a a d铆a a consumirse, sin cesar hasta el octavo abril: el de la Victoria. Por eso aqu铆, aquella noche, mientras se encend铆an las luminarias de un triunfo venido a las manos por la indecisi贸n de los que no supieron salvaguardarlo como hombres, cay贸 la careta y la Rep煤blica se present贸 tal como era: rabiosa y medularmente sectaria. Al d铆a siguiente, la hez de los lugares de vicio andaba y desandaba las calles con frases y actitudes c铆nicamente provocativas. No contaban ellos que los a帽os precedentes hab铆an ido acrisolando en silencio a la Juventud y que sus muchachos ten铆an en el coraz贸n el temple y la serenidad de los mejores aceros toledanos. La primera arbitrariedad lleg贸 ostentosamente como una 鈥渄emocr谩tica鈥 orden municipal: Terminantemente prohibida la ense帽anza del catecismo en la barriada de la Fuente del Pisar (隆Qu茅 importancia no tendr谩 la catequesis cuando a ello se apuntaba como a centro neur谩lgico!)

Despu茅s la cosa arrib贸 desde la moderna degradaci贸n de los antiguos Mentideros: las verduler铆as y mercados. No se sabe por qui茅n, pero all谩 surgi贸 el fantasma de que el r贸tulo colocado meses atr谩s en los balcones del Centro era una provocaci贸n insultante. Todo el aparato de los antiguos 鈥済uindillas鈥 maniobr贸 preventivamente (pod铆a haber armas!) por escalas y balcones para descolgar la muestra. Al pie, el grupo de manifestantes pululaba complacido, pero aqu铆 surge el quite, por la serenidad del Presidente y tres j贸venes, y el letrero permaneci贸 铆ntegro, aunque hubo de visitar el ayuntamiento republicano.

El tercer conato tuvo en su desarrollo el desgarro de un sainete arnichesco y la gracia de las escenificaciones pol铆ticas de Mu帽oz Seca. Como el delincuente cree a todos de su misma condici贸n, los que con la pistola hab铆an sido el p谩nico de las gentes pac铆ficas no conceb铆an otro ideal que no lo fuera sobre un arsenal clandestino de armas. De aqu铆 que, desde los garitos circunvecinos, se vigilara continuamente el domicilio de la Juventud. Una tarde, cuando el fruto de la vid, escanciado en ellos m谩s de la cuenta, encend铆a fant谩sticas conspiraciones, un cami贸n se detuvo ante la casa acechada con un voluminoso caj贸n de madera, alargado y redondo, que produjo esta exclamaci贸n:

鈥斅犅÷Fusiles!!

Con una celeridad incre铆ble, antes que se iniciara la operaci贸n de descarga, la guardia municipal, urgentemente llamada, hab铆a cercado cami贸n y muchachos.

鈥斅Les cogimos! 驴Qu茅 hay en ese caj贸n?

Entrecruzando risitas ir贸nicas, los chicos apearon en silencio el embalaje. Despu茅s, con 茅l sobre los hombros, traspusieron el umbral. Detr谩s entr贸 la tropilla apremiando.

鈥斅Hay orden de que esto se abra inmediatamente.

Dos martillos empezaron a trabajar afanosos. Al fin se alz贸 brevemente la tapa. Cuando se esperaba un ca帽贸n del 42, comenz贸 a o铆rse una musiquilla alegre, tremendamente burlona,聽 y la guardia, chasqueada, tuvo que dar media vuelta. El terrible artefacto no era sino鈥 un piano regalado.

Aguantar heroicamente el hurac谩n de la persecuci贸n, es una haza帽a imponderable que no deja de ser fundamentalmente pasiva. Si esa era la circunstancia de la Juventud, entonces, no lo fue en su consecuencia, porque hubo al par una poderosa fuerza creadora que iba edificando a pecho limpio en la zona mort铆fera de vanguardia. 聽Los que despu茅s cayeron, lo har铆an con la certeza de tener asegurada la continuidad. Por eso, los sillares ten铆an cimentaci贸n nacional y para siempre. Por ejemplo: el Aspirantado, nacido all铆.

Se dijo en 鈥淪igno鈥 en cierta ocasi贸n que si alguna vez se llegaba a dese帽ar la historia de la Juventud de Acci贸n Cat贸lica Espa帽ola se ver铆a entonces la inmensa aportaci贸n a las tareas directivas realizada por esos 鈥渟emilleros de ap贸stoles鈥 (como, de seglar, llam贸 don 脕ngel Herrera al nuestro) que son los aspirantados. Concretamente, de los cinco presidentes que aqu铆 hubo desde que los peque帽os alcanzaron edad de ser elegidos, los cinco moldearon su alma en la Obra de la Adolescencia, como asimismo el coeficiente casi total de los restantes directivos. 驴Se comprender谩 su inter茅s? Pues bien: esta fundaci贸n providencial que ha sido declarada predilecta de la Juventud porque de ella surgieron sus cuadros de mandos, naci贸 en Linares, donde recibi贸 caracter铆sticas definidas de dif铆cil superaci贸n, y al fin se extendi贸 por el resto de Espa帽a. 驴C贸mo y por qu茅 lo fue?

(Continuar谩)

--
Lolo, periodista Santo
(Blog de ReligionEnLibertad.com)
Beato Manuel Lozano Garrido, 23/03/2013