Sitio Oficial del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

Fundación Beato Manuel Lozano Garrido
Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo:
El primer periodista seglar elevado a los altares
"El periodista es catedrático en la universidad de la vida" (Beato Lolo)

«Lolo se dedicaba a ser cristiano, se dedicaba a creer»
- José Luis Martín Descalzo -
Únete a los Amigos de Lolo en Facebook Únete a los Amigos de Lolo en Twitter
 
Suscripción gratuita al Boletín de los Amigos de Lolo
Segunda edición del libro inédito del beato Lolo

Se puede ser Santo y periodista

En el Día de las Comunicaciones Sociales: Lolo, ejemplo de vocación periodística.

Linares se vestirá de fiesta el próximo 12 de junio a las 19,30 horas. Manuel Lozano Garrido, Lolo, será beatificado en el nuevo recinto ferial de la localidad. Cristiano sencillo, joven seglar, paralítico y ciego los últimos años de su vida, supo ser ejemplo de comunicador católico, proclamando la verdad de Jesucristo a través de sus escritos.

Alfa y Omega > Nº 690 / 20-V-2010 | Cristina Sánchez

Lolo, en la silla de ruedas, en la que pasó la mayor parte de su vida

Con motivo de la Jornada anual de las Comunicaciones Sociales, el pasado domingo, los obispos de la Comisión episcopal de Medios de Comunicación Social hicieron público un Mensaje sobre el tema propuesto por el Santo Padre: El sacerdote y la pastoral en el mundo digital. Los nuevos medios al servicio de la Palabra, en el que piden a los comunicadores cristianos que «sigan poniendo alma en el mundo de los medios con su vocación y trabajo, realizados con profesionalidad y espíritu de servicio, a favor de las personas y de la entera sociedad, a la vez que con coherencia a su identidad cristiana». Ejemplo claro de esta vocación fue el periodista español Manuel Lozano Garrido, Lolo, primer Premio ¡Bravo! de Prensa en 1971, quién será beatificado el 12 de junio en la localidad jienense de Linares.

Los obispos subrayan de Lolo cómo «destacó como gran comunicador cristiano, anunciando a Jesucristo a través de los medios». Su postración por la enfermedad, lejos de impedirle realizar su labor, señalan los obispos, la «reforzó con la credibilidad que para el anuncio cristiano aporta su vivencia personal de la identificación con Cristo sufriente», siempre unido a una extraordinaria vida contemplativa que hacía que, en sus escritos, «no sólo reflejara la verdad de los hechos, sino también la verdad del hombre, imagen de Jesucristo».

Monseñor Ramón del Hoyo, obispo de Jaén, agradece en una Carta pastoral la referencia a Lolo en el Mensaje, recalcando que «siempre quiso anunciar a Jesucristo, y lo hizo desde su palabra, con la pluma y desde el corazón, unido íntimamente a la cruz de su Maestro. Siempre defendió la verdad del hombre y sus valores firmes y estables».

La vida de Lolo

Nacido en Linares en 1920, Lolo fue miembro de la Acción Católica desde los 11 años. Enfermó pocos años después, con una parálisis progresiva que le sentó en una silla de ruedas a los 22 años, hasta llegar, tan sólo un año después, a la inmovilidad total, en 1943. Durante los últimos 9 años de su vida, perdió también la vista.

En 1956 fundó la revista Sinaí y creó los grupos de oración por la prensa. En cada uno, doce personas enfermas y un monasterio cuidaban espiritualmente a un determinado medio de comunicación. Mientras, Lolo alentaba a los enfermos a través de la revista mensual en la que escribía para ellos.

Escribió el Decálogo del periodista y La oración por los periodistas, además de 9 libros de espiritualidad, diarios, ensayos y una novela autobiográfica. Lolo fue un periodista cristiano que supo hablar de todos los temas desde la fe y la doctrina de la Iglesia.

Fallecido en 1971, Lolo se caracterizó por su admirable aceptación de la enfermedad y su incansable apostolado.

Alfa y Omega > Nº 690 / 20-V-2010 | Cristina Sánchez

Artículo original en este enlace
Este artículo ha sido incorporado al Dossier de prensa digital que pusimos en marcha el pasado 05/09/2012, celebrando el Aniversario de bautismo de Lolo.

Puedes consultar dicho Dossier desde este enlace.
Alfa y Omega, 01/11/2014