¡Ya 10 años de la Beatificación de Manuel Lozano Garrido, en el año 100 de su nacimiento! 🙂

Cuántos pasos y escaleras recorridas… Quizá a Lolo le moleste que estemos tan llevándolo y trayéndolo… Pero él verá que lo hacemos para gloria de Dios, para que se conozca su vida que fue regalo de Dios a Linares, y a la Iglesia.
Por eso, aprovechemos el ejemplo de su vida, de sus escritos, de su AMISTAD y de su GLORIA. Él hará que venga a la tierra gracia y fortaleza de Dios.

Es un día para no dejar descansar a Lolo hoy en el cielo.

La comunión de los santos es eso: los que estamos en la tierra pedimos a los del cielo; los del cielo ayudan al purgatorio y a los que aún andamos en la tierra…

Nos atrevemos hoy a poner una lista de cosas ante Lolo:

  • Los pobres del mundo entero, pero muy especialmente los de España: las crisis sociales, de salud, económicas, están causando hambre, epidemia, paro…
  • Los políticos del planeta entero y los más cercanos, en Europa y España. Vieja Europa, defensora de la fe en siglos pasados y hoy olvidada de Dios en muchas de sus instituciones…
  • Los enfermos a quienes Lolo mira con especial ternura, porque fue compañero de ellos en el dolor…
  • La Iglesia: el Papa, los Obispos de cada una de sus Diócesis de España y en especial por D. Amadeo, nuestro Obispo en la Iglesia diocesana de Jaén. Que el Espíritu Santo asista a la Iglesia  de la que Lolo era un enamorado. Por los sacerdotes, los consagrados y todos los bautizados.
  • Por Linares: que lo vió nacer, donde vivió, se santificó y murió. Que el cariño que el Beato Manuel Lozano tenía a su pueblo  en vida, ahora le haga poderoso intercesor en el cielo para que Linares tenga trabajo y  prosperidad para todos los habitantes de la ciudad.
  • Por quienes conocimos al Beato Manuel Lozano, en vida o en sus escritos, que Dios nos conceda, como a él, vivir cumpliendo la voluntad de Dios.
  • Por intercesión de la Virgen de Linarejos: pidamos a Dios por todas las familias de Linares: los padres y los hijos, los mayores y los enfermos, los niños y jóvenes: que todos encuentre en la fe la ilusión de vivir una vida según el Evangelio.

¡Amén!

Compartir:





Accesibilidad