Os invito a todos los amigos de Lolo a meditar en este texto de «Las golondrinas nunca saben la hora», lo escribió Lolo el viernes santo de 1965.

🙏🏻 Que él nos ‘enseñe’ a ser ‘LADRONES’ de buena rapiña, como él.

Rafael Higueras

Beato Manuel Lozano Garrido. Beato Lolo(Viernes Santo).- Esta es la absoluta mañana del Silencio. Vivo en las afueras y toda la barriada se ha ido hacia el centro de la ciudad buscando la procesión del Nazareno, que está en la calle. Cualquier ruido, por pequeño que sea, se eleva hoy con un sincero remordimiento. Estoy en la terraza, casi a las 12, a una hora en que, Señor, pienso debiera ser también aquella otra de tu despojo. Ya, Cristo, estás desnudo del todo, para que no queden equivocaciones. Sangre y costillas al viento, nada más. No te queda otra cosa que el corazón y dentro de un rato te harán una raja, que ha de ponerlo a mano de cualquier raterillo.

Hoy, Señor, yo también ante Ti, con una mano de buena rapiña. Estás solo, tremendamente abandonado, como Tú mismo lo dices en la palabra del día, sin guardaespaldas y, lo que yo te haga, sea lo que sea, ha de quedar también impune. Seguro que, si me acerco, y te robo, nadie me lleva a la comisaría. Y mira: lo primero que hago es aprovechar la oportunidad y hacerme de tu corazón.

Noto por eso, que la mano se me escapa hacia las costillas. Bueno, pero si resulta que estoy temblando. ¿Que para qué quiero el corazón de alguien entra en agonía? Es que, mira, te ve uno así por nosotros… y el nuestro sí que se siente de muerto, tan de pulga.

¡Te venimos pidiendo siempre tantas cosas…! Pero Tú, Señor, no atiendas otra petición que la de agrandarnos el pecho.

 

Compartir:
Accesibilidad