Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva haciendo lo propio sobre el beato Manuel Lozano, en amigosdelolo.com, en InfoCatólica y otros medios. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es el beato Lolo.

El linarense universal, que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquel que se acerca a su persona a través de su obra. Y es que, no pudiendo hacerlo ahora personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo, es seguro que acercarse a Lolo de forma cercana nos viene la mar de bien.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios, la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él es una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo y a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.

Serie frases que bien valen la pena: Acercarse a Dios

“Dios se hace fuente de conocimiento a todo hombre que se encarama. Lo que de verdad importa es que la fuerza del corazón no deja de alimentar la nave de la plegaria, devorar y devorar distancias, aproximar a Dios todo eso que engloba nuestro nombre.” (Beato Lolo, de su libro Mesa redonda con Dios)

Es posible que por alguna clase de deformación espiritual creamos que Dios Todopoderoso, que nos ha creado y mantiene, puede hacer que lo escojamos. En realidad, nada de eso es posible pues nos da libertad para tomarlo por Padre y confesar diariamente que somos sus hijos con una confesión de fe perfecta.

Pues bien, el Beato Lolo, al respecto del acercamiento de Dios a nosotros lo dice con toda claridad: debemos encaramarnos o, lo que es lo mismo, hacer todo lo posible para que acercarse al Creador sea, ciertamente, cosa nuestra… porque lo es. Y que no habla Manuel Lozano Garrido de algo así como que Dios nos coge y, hala, allí que nos tiene. No, nosotros debemos poner por nuestra parte y, es más, eso sólo vale si ponemos todo lo que debemos poner de nosotros mismos.

Podemos decir, para empezar, que el Beato de Linares (Jaén, España) quiere que comprendamos que Dios será fuente de conocimiento nuestro si queremos que lo sea. Y ya.

En el corazón.

Sabemos que en ese músculo del cuerpo humano que nos da la vida y nos procura la existencia, también reside el templo del Espíritu Santo. Y sí, tal sentido de la cosa lo es espiritual pero no quiere decir, sino todo lo contrario, que de ahí salga sólo sangre. No. Bien sabemos que del corazón salen las obras…

Que tal cosa es así lo dice muy bien aquí Lolo.

 En efecto, es desde el corazón desde nos acercamos a Dios. Y lo hacemos a través de la oración, de la plegaria, con todo lo que eso supone para nosotros que, como seres que debemos ser fieles al Todopoderoso hemos de utilizar abundantemente un instrumento espiritual tan importante como es orar, pedir, dar gracias y, en suma, ser hijos que no quieren alejarse de su Padre por muy maduros que se crean…

Todo esto no es algo que se consiga de un día para otro sino que, con perseverancia, debemos ir avanzando hacia Dios aunque sepamos que bien lo tenemos dentro de nosotros, que está en nosotros pues eso pasa con Su Espíritu que habita, como dicho arriba, en nuestro corazón como en un templo.

Debemos, por tanto, saber que es cuestión de permanecer en esa voluntad de querer estar cerca de Dios y, así, “devorar y devorar distancias” como nos dice Lolo. Y es que, además, deberíamos saber ya que la tal distancia será tanto más extensa cuanto más alejados estemos de Quien nos ha creado y mantiene.

Sabemos que Manuel Lozano Garrido, Lolo, tenía muy en cuenta esto que nos dice aquí y que, por lo tanto, hacía uso de un corazón, el suyo, muy pegado a Dios y, por eso mismo, fuente de lo mejor que pueda emerger al mundo para teñirlo de color esperanza y de color Cielo puro y limpio.

De todas formas, bien sabemos que acercarse a Dios tiene como objetivo primordial tenerlo muy bien como Padre y, por tanto, no hacer como si lo que nos dice o dijo (ahí están las Sagradas Escrituras y la Tradición) no tenga demasiada importancia para nosotros cuando, en realidad, es todo lo contrario.

Lolo, como bien sabemos, es un ejemplo más que perfecto de haber comprendido esto que él mismo nos dice.

_______________________________________________________

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Entender el sufrimiento es un bien más que importante.

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor” (26)

“¡Qué risa la de Dios, viéndose juzgando en nuestros pensamientos con toga, atestados y alguacilillos, cuando sus manos tiemblan de misericordia, al considerar nuestra debilidad! ”

Compartir:

Etiquetas:
Accesibilidad