Carta escrita por el beato Manuel Lozano Garrido, a sus hermanos, durante el servicio militar en Madrid (1942)

«… No pasa un minuto que no esté pensando en mis queridísimos hermanos a los que quiero ya con locura. Quisiera yo que vierais las veces que miro al día vuestros retratos, los voy a gastar de tanto tocarlos.

Lo que debéis de hacer es no comprarme los pantalones y esperar a que Pepe los mande, así os ahorráis de ese gasto.

Cuando os acabe de escribir lo voy a hacer al gordísimo de Pepe, quisiera yo, que en vez de ser yo el que se fuera cerca de vosotros lo fuera nuestro Pepillo porque yo puedo pasar un poco más separado de vosotros, pero él, es mucho el tiempo que se fue y muchas también las ganas que tiene de veros.

Ayer me escribió un primo de Callejas que lo ha reclamado éste, le han aprobado en los exámenes y dice que seguramente le destinarán a Linares, Jaén, Baza o Almería; figurarse qué bien, si yo tuviese la suerte de que me llamasen a exámenes y aprobase, ya estáis viendo el destino que me esperaba.

No hago nada más que pensar en mis hermanos y cada día estoy más contento porque estoy viendo que me quieren con locura, como yo a ellos.

¿Recibió Luci mi carta? Contestarme en unión de Antonio Luis. Al chico un estirón de orejas de los que le daba Expecta, que dé un aullido que le oiga yo.

Ayer os escribí dos tarjetas y hoy esta carta, no quiero que pase un solo día sin poneros aunque sean unas cuantas letras. Yo sé que lo mismo hacéis vosotros. Un abrazo de vuestro hermano que os quiere con locura».

Lolo.

 

 

Compartir:
Accesibilidad