Para alcanzar la paz no basta con un ansia que puede estar hueca. Es necesario el íntimo convencimiento de quererla o tener, en suma, hambre y sed de la misma sin aditamentos del mundo y sólo con Cristo.