La Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIPE) ha concedido el XI Premio Lolo de Periodismo Joven a Ángeles Conde, Redactora jefe de Rome Reports Tv News Agency. Desde la redacción de amigosdelolo.com le agradecemos su generosidad y cercanía atendiendo nuestra entrevista.

    • ¿Qué significa para ti haber ganado el premio Lolo?

Significa saber que Lolo me ayuda. Un premio con su nombre es un honor y una alegría increíble. Es un premio doble, por lo que implica de aliciente y porque lleva el nombre del beato Lolo.

    • El jurado ha puesto en valor la intensa y destacada labor que vienes realizando en Roma, en la cobertura de la información del Vaticano; y destacada tu aproximación humana a los temas, entendiendo el periodismo como un servicio ¿qué aporta este matiz a tu trabajo diario?

Tengo un lema: “El periodista nunca es el protagonista”. La primera vez lo escuché, de boca de un gran amigo y profesional, Pedro José Rodríguez. Y esa frase ha dirigido mi carrera. Me remito muchas veces también a otra frase de Ryszard Kapuściński: “El único modo correcto de hacer nuestro trabajo es desaparecer, olvidarnos de nuestra existencia”.

Es decir, nunca hacer nada para nuestra propia gloria. Los egos y las vanidades en el mundo del periodismo suelen ser muy fuertes y se confunde continente con contenido. Por eso, creo que

El periodista sólo tiene sentido como servidor de la verdad y nosotros, los católicos, sobre todo, como servidores de la Verdad y del ser humano.

    • El premio de Periodismo Joven, que te otorga UCIPE, rinde homenaje al beato Lolo, primer periodista laico beatificado. En 2010, Benedicto XVI y, recientemente, el Papa Francisco, han presentado al beato Lolo como “un buen ejemplo a seguir” por los periodistas ¿qué crees que aporta, o puede aportar, Lolo a los periodistas hoy?

Ángeles Conde

Puede aportar un ejemplo de dedicación, de entrega, de profesionalidad, de integridad, de humildad y de amor, de un gran amor… Lolo era un “obrero” del periodismo. Construía, día a día, con amor, una obra periodística de santidad.

Lolo enfermo, en silla de ruedas y ciego seguía sintiendo con profundidad su vocación por esta profesión, siempre con un horizonte humano y divino. Su gran vocación de servicio al periodismo y, sobre todo, a Dios son un ejemplo para todos nosotros.

    • ¿Nos consta que ya te era cercana y familiar la figura del beato Lolo. Tras la concesión de este premio ¿Cambia en algo tu vida profesional? ¿Te plantea algún reto?

Me plantea ser como Lolo. Hay una cosa que siempre me ha conmovido que son los grupos Sinaí de oración por los periodistas. Quizá el reto que me plantea ahora mismo sea contemplar más. Pecamos de vivir con prisa y, como dijo el Papa en su homilía por la Jornada Mundial de los Pobres, “no encontramos tiempo para Dios ni para el hermano que vive a nuestro lado”.

Compartir:
Accesibilidad