Como hace en otras ocasiones, Lolo hace de una realidad tangible una oración con la que expresar lo que piensa acerca de eso que trate. Y ahora, del pan a los Apóstoles no va tanto trecho como se pueda pensar.