Este poema está escrito al atardecer de un día en el que Lolo siente aquel paisaje de Tíscar hasta el centro de su corazón.