José UtreraHace diez años que la Iglesia proclamaba Beato a nuestro muy querido “Lolo”. Aquel 12 de Junio fue un día inolvidable para sus amigos periodistas, los enfermos, los miembros de la O.N.C.E. (“Lolo” también lo era), los catequistas y los miles de fieles que quisieron estar presentes en aquel acontecimiento (incluso la lluvia quiso acompañarnos… ¡y cómo lo hizo!).

Cardenales, Arzobispos, Obispos e innumerables sacerdotes fueron también testigos de algo muy especial porque “Lolo” ha sido el primer seglar, no mártir, beatificado en España desde hace siglos (el cardenal Rouco me dijo que él solo recordaba a S. Isidro).

Y desde aquel día, todos los años, los amigos de “Lolo” celebramos este aniversario en la Basílica de Santa María de Linares, bajo cuyo altar mayor reposan sus restos. Esta fue siempre “su casa” (él vivió en lo que hoy es colegio de la Presentación y su balcón estaba frente al Sagrario). “Lolo” en uno de sus libros nos lo dice: La verdad es que lo que más me gusta es esta vecindad de la parroquia. Está tan cerca que, en primavera y verano, puedo seguir la Misa por el toque de la campanilla. Con todo, hay algo mejor aún, el propio Sagrario, situado enfrente. Mientras trabajo, como o duermo, Cristo permanece de cara a mí, frente por frente, los dos estamos en postura de diálogo. Cuando sufro, cuando lucho, cuando me ufano por ser mejor, me basta apenas mirar de reojo para notarle como si me estuviera alentando” “Como en el Sagrario han puesto el Monumento y viene tanta gente, abren las puertas de par en par y así es más fácil. Yo estoy ya en el balcón, veo desde aquí los reclinatorios, las velas encendidas y hasta al mismo Cristo que se nos alza sacramental y glorioso. Así que, desde que me levanto, hago el propósito de pasar mi día y mis cosas de cara a Él”

La primitiva “Asociación de Amigos de Lolo”, con el fin de dar un nuevo impulso a los objetivos iniciales, pasó a ser “Fundación” en la que, bajo la presidencia del Obispo de Jaén, participaban el alcalde de Linares, el consejero diocesano de asuntos económicos, la presidencia de la agrupación de hermandades y cofradías de Linares y de la Virgen de Linarejos, a los que se unirían otros patronos que, periódicamente, serán renovados. Y así hemos seguido hasta hoy, con la ilusión de que el mundo conozca al Beato “Lolo” y para que todas las cosas que lo acompañaron estén junto a él y nunca se pierdan.

Dice una narración hebrea que un discípulo preguntó a su maestro “Por qué los buenos sufren más que los malos?. El maestro respondió: «Escucha: un hombre tenía dos vacas, una fuerte y otra débil. ¿A cuál de las dos puso el yugo? “Obviamente a la más fuerte– respondió el discípulo. El maestro concluyó. “Lo mismo hace Dios: para que el mundo siga adelante pone el yugo a los mejores”

Eso es lo que hizo Dios con nuestro muy querido “Lolo”; que él nos ayude a llevar su testimonio al mundo entero. La pena es que el tiempo pasa y a los que iniciamos esta misión se nos está acabando. Dios quiera que la nueva generación consiga llevar el mensaje de “Lolo” a los futuros periodistas, a los enfermos, a los ciegos, a los paralíticos, a los catequistas, a los sacerdotes… No se ama lo que no se conoce. Esa es nuestra misión.

José Utrera Infantes

Compartir:





Accesibilidad