Dentro de pocos días, 8 marzo, celebraremos la fiesta de san Juan de Dios, patrono de los Hospitales, enfermos, personal de enfermería, y en España también de los Bomberos.

Fiesta que nos invita no solo a rezar, también a reflexionar sobre el estilo de hospitalidad que vivió el santo y ver si se ajusta la nuestra a su estilo, que fue muy social, impregnada en la sociedad  y para la sociedad de su tiempo y con una valencia evangélica incalculable (EVANGELIZAR curando). El Espíritu puso en Granada un buen samaritano, un «revolucionario de amor», tanto que todavía seguimos ¿hasta cuándo? Hasta que Dios quiera…

Os adjunto dos pequeños servicios, pueden ayudar a reflexionar… (Baños juandedianos, una experiencia repetida, y una ilustración de la vida del Santo).

Un saludo fraterno,
+ José L. Redrado, OH

«BAÑOS JUANDEDIANOS»

+ José L. Redrado, OH

– TRES FORMAS DE VER Y VIVIR A JUAN DE DIOS EN GRANADA –

 

1. Plan turístico:

Visita de la Basílica donde está la Urna con los restos del Santo y todo el magnífico entorno de la Basílica. Casa de los Pisa con museo y habitación donde murió el santo.

 2. Hacer el camino de Juan de Dios en Granada:

Lugares de Granada que hacen relación a la vida del santo.

3. “BAÑOS JUANDEDIANOS”

Se trata, sencillamente, de coger las 6 cartas escritas por el santo, hacer una lectura reposada, tranquila, en tres días. Tres días en la Basílica, a la mañana una carta, a la tarde otra.

Lectura meditando, fotografiando lugares, personas con las que se relaciona el santo, ideas que expresa, vida, consejos que da; así, calar en el santo, en su interior, en su vida, su actividad, su entrega, su capacidad de atraer a personas a hacer el bien, su espiritualidad, su amor…

El cuarto día, unas dos o tres horas en la casa de los Pisa, en la habitación donde murió el santo, leer el capítulo de su muerte de la Biografía de Castro, a solas, en penumbra, fantástico, produce escalofrío.

“Baños juandedianos” te inyectan un sentido de Hospitalidad mística, evangélica, sencilla, centrada en lo esencial. Te llevan a muchas páginas del Evangelio; te dan fuerza, energía, esperanza; te abren nuevos horizontes en el servicio a la Hospitalidad; son una inyección de estímulo. No necesitas predicador, los mismos textos te conducen y ves por dentro al santo, no solo su actividad, sino cómo es su vida, cómo y por qué la realiza, quién es el motor que le empuja, y su sensibilidad humana y su destreza para llevar adelante su obra con gran fatiga, con gran confianza, con gran amor.

Baños juandedianos” se hacen sin prisas, sin reloj, sin contar el tiempo, estás bañándote, gustando, gozando espiritualmente.

Yo lo he hecho ya por tres veces. Pruébalo, tú, verás. Fantástico.

Granada, diciembre de 2023

Compartir:

Etiquetas:
Accesibilidad