diocesisdejaen.es, 21 de mayo de 2024

Este domingo, solemnidad de Pentecostés, se clausuraban las I Jornadas de Comunicación, organizadas por la Diócesis, y a las que se unía UCIPE (Unión de Periodistas Católicos de España) en la celebración de su cuadragésimo aniversario.

Si el sábado los protagonistas fueron Eva Fernández con su conferencia, “COMUNICAR PARA CONSTRUIR: la brújula del Papa Francisco y el Beato Lolo” y la entrega del XV Premio Lolo de Periodismo joven a Fernando Bonete, el domingo se centró en la figura del Beato Manuel Lozano Garrido, “Lolo”. Por la tarde, se llevó a cabo una visita a las ciudades patrimonio de Úbeda y Baeza, así como una cata de aceite en una almazara museo de Úbeda.

La mañana del domingo comenzaba en Linares, donde miembros de la Fundación Amigos de Lolo hacían de guías para mostrar a los participantes de las Jornadas la nueva sede de la Fundación. Un pequeño piso, inaugurado hace pocas fechas por el Obispo de Jaén, durante su visita pastoral. Una sede en el que, por un lado, acoge todo lo referido a la obra del beato periodista, a la vez que contiene sus recuerdos personales, Además, ha querido reproducirse la habitación de Lolo, con sus pertenencias y cómo quedó aquel 3 de noviembre de 1971 cuando el linarense partió hacia la casa del Padre.

En la visita se vivieron momentos de profunda emoción. D. Rafael Higueras, postulador de la causa de beatificación de Manuel Lozano Garrido, ofreció algunas pinceladas sobre la vida de Lolo. Sobre su “ser periodista”, pero también su faceta más humana y espiritual. Recordó algunos momentos claves de su itinerario personal, como cuando nació Sinaí, la obra pía de Lolo, tras su visita a Lourdes, en la que a través de monasterios y enfermos el hoy beato creó una cadena de oración para pedir por los periodistas, que aún sigue en pie.

Uno de los momentos más entrañables fue cuando, con los periodistas de UCIPE como testigos, se lacró y se expuso a la veneración una reliquia del beato, junto con la cruz con la que Lolo murió entre sus manos, que ocupará, desde este domingo, un lugar privilegiado en la fundación.

Los periodistas presentes, entre ellos algunos premios Bravo y premios Lolo, pudieron disfrutar de la visita y emocionarse mientras escuchaban la voz del periodista, grabada en un magnetófono, que se escuchaba por primera vez después de 52 años de silencio del viejo aparato donde Lolo vertía sus pensamientos para después ser transcritos por su querida hermana Luci.

Los miembros de UCIPE agradecieron la visita y homenajearon a los “amigos de Lolo” en la persona de D. Rafael Higueras, testigo de los últimos años de la vida del beato y fiel trasmisor de su vida y de su obra. Antes de concluir la visita, firmaron el libro de honor de la fundación.

Eucaristía

Santa María la mayor, lugar donde nació a la fe el Beato Lolo y donde reposan sus restos, acogió la celebración de Pentecostés y el final de las jornadas.

La celebración, presidida por Monseñor Lorca Planes, Obispo de Cartagena y Presidente de la Comisión de Medios de la Conferencia Episcopal Española, estuvo concelebrada por el Prelado del Santo Reino, el Director de Comunicación de la CEE, D. José Gabriel Vera; por el párroco rector de la Basílica, D. Andrés López Ángeles, así como por sacerdotes de la ciudad.

MusicAlma armonizó la celebración eucarística que clausuró los actos organizados con motivo de las I Jornadas de comunicación de la Diócesis de Jaén.

En la homilía, el Obispo de Cartagena comenzó su predicación expresando, “con Pentecostés, con la venida del Espíritu Santo, comienza todo”. Para después explicar, que, hasta ese momento, “los discípulos estaban encerrados, callados, temerosos, pero con el Espíritu Santo comienza la gran revolución de la Iglesia”, a lo que añadió, “con el Espíritu Santo llega la misión en la Iglesia”.

En este sentido, Monseñor Lorca Planes recordó el poder y la fuerza de la oración durante su homilía, “nos ha enseñado el Espíritu Santo la fuerza que tiene el rezar los unos por los otros”.

Para concluir sus palabras, el Presidente de la Comisión de Medios de la CEE animó a los fieles congregados a “potenciar nuestra comunión; potenciar nuestra unidad; tenemos que trabajar por la paz, siendo constructores de paz y ser anunciadores de Cristo con alegría y gozo de sabernos cristianos”.

Tras la profesión de fe y la oración de los fieles, miembros de UCIPE y de la Fundación amigos de Lolo llevaron ante el altar las ofrendas del pan y el vino.

El Obispo de Jaén quiso agradecer a los participantes su presencia en estas jornadas y animó a los periodistas en su tarea profesional.

Estos días concluyeron con una comida fraterna en la ciudad de Lolo.

Galería fotográfica: «I Jornadas de Comunicación de la Diócesis de Jaén»

Compartir:

Etiquetas:
Accesibilidad