Lolo presentía que se acercaba su hora, y para él comenzaba su primavera. Con esa bella imagen llegó a los brazos del Señor...

Compartir:
Accesibilidad