Los números 35 y 36 de la revista “Sinaí”, que corresponden a los meses de mayo y de junio de 1964,  mantienen su línea habitual en la que lo importante es, digamos, la persona que está enferma. Por eso, todo están enfocados a la comprensión del dolor y el sufrimiento y, lo que es más importante, a lo que es posible entender de los mismos en beneficio del ser humano, a ser posible, creyente en Dios Todopoderoso.

El que hace 35 de sus números cuenta con un inicio más que prometedor. Se titula “Carta abierta a todos los samaritanos” y es, que, a tenor de lo que escribe Lolo lo dedica a

“A los muchos Samaritanos que afortunadamente hoy florecen en el mundo, aunque sean hombres o mujeres, ancianos o jovencitos; aunque lleven corbata o usen el ‘suéter’, hábitos pardos o negros, batas blancas o cofias.

A todo ese alado batallón de enfermeras, médicos,. Sanitarios, asistentes, religiosos y familiares, siempre solícitamente doblados sobre los testigos del dolor.”

El caso es que, como podemos imaginar, nuestro Beato también está rodeado de buenos samaritanos desde el mismo momento que declararon, es un decir, su inutilidad para pasar por el servicio militar. Por eso les dice esto:

“No hay dolor como vuestro dolor de ver la herida abierta de una enfermedad. Pero el torrente de lágrimas que arranca el espectáculo del dolor, tiene ese freno de los sufrimientos que se hacen santos y liberan.”

Por otra  parte, en el apartado (título de un libro suyo)Cartas con la señal de la Cruzescribe algo puramente optimista y para subir la moral a cualquiera. Se titula “A un hombre aparentemente gris”:

“Tu vida, es más hermosa que lo que te puedan decir las horas aparentemente bañadas de gris. De hecho, la enfermedades una llamada al más alto servicio de los hombres. Lo que ahora nos toca es contrarrestar, contrapesar el abuso suicida de otros seres. /…/ El dolor es como un banderín de enganche del amor. No importa que humanamente la utilidad se cotice en nómina y acciones. El amor es la divisa y la mejor moneda. Nuestra cuenta corriente está en el cielo y los intereses juegan ya aquí en la tierra en forma de Gracia, redoblada por los méritos de Cristo, nuestro gran “Gemelo”.”

El caso es que en el número siguiente, el 36, escribe Manuel Lozano Garrido, no por casualidad, acerca de Cristo como “Gemelo” de los que sufren en el mundo. Y si dirige diciendo “Hermanos míos” pues, en el dolor y el sufrimiento, en efecto, lo somos (Habla Cristo):

“Bajo la frente tengo una palabra dulce y luminosa –‘hermano’-, que los hombres han apagado y vuelto insípida en una circulación de intereses e hipocresías. La bajo hasta el pecho y dejo que el corazón la purifique y el fuego del amor la encarame hasta los labios.

Escucha: soy Aquel por quien únicamente tiene razón de ser en el mundo la fraternidad de las criaturas. Desde el leño de un árbol joven, hace veinte siglos que Yo le di raíces a ese mutuo cariño de los hombres que la envidia y la soberbia habían bastardeado a la sombra de una copa prohibida.

/…/

Hermano mío eres tú, que sonríes en la noche oscura porque sabes que nuestro Padre te mira dulcemente por los rotos de las estrellas.

/…/

¿Verdad que tienes soledad y tentaciones de llanto o de tristeza, y ensueños rotos o un otoño deshojado en la esperanza?

/…/

Yo fío con mi Cruz de todas las renuncias que se han por amor. ¿Ves, amigo, como tú también mantienes un talonario de cheque en el corazón?”

Vemos, por tanto, que Lolo se siente “gemelo” de Cristo porque el Hijo de Dios así se sabe de él y de los que sufren.

Por otra parte, siguen apareciendo las noticias que, francamente, alegran el corazón. Así, en la sección Punto, Raya, Punto se dice, por ejemplo, en el número 35:

-“Está en estudio la causa de beatificación de Matt Talbot que venció el vicio del alcohol y murió santamente en  1925”.

Sobre esta noticia, nos agrada comunicar  que en 1973 subió un escalón en el libro de los santos y fue declarado Venerable, siguiendo, por tanto, su causa de beatificación el camino ordinario de este tipo de casos.

-“Se ha celebrado en Madrid la reunión nacional de la Fraternidad Católica de Enfermos. Con tal motivo ha sido nombrado Consiliario Nacional nuestro querido colaborador y miembro de ‘Sinaí’ P. Manuel Duato S.J.

Y en el 36:

-“Después de las discusiones sobre la unión de los cristianos, los metodistas de la diócesis de Tuticorin (India del Sur) han decidido hacerse católicos.”

Y, como creemos que esta noticia es más que importante, dejamos aquí la cosa acerca de Punto, Raya, Punto.

Pero, como podemos imaginar, hay mucho más en el número 36 de “Sinaí”. Y nos gustaría, ya para terminar, traer a colación un par de opiniones que, acerca de lo que algunas personas importantes pensaban acerca de la alegría. Así, por ejemplo:

Georges Bernanos:

“Lo contrario de un pueblo cristiano es un pueblo triste, un pueblo de viejos”.

Graham Greene:

“Un santo Padre nos ha enseñado que la alegría está condicionada al dolor. El dolor es una parte de la alegría. Cuando tenemos hambre, pensamos lo que disfrutaremos al fin con el alimento. Cuando tenemos sed… hacemos abnegación de nosotros mismos para podernos regocijar. Por eso yo os digo que el cielo está aquí: esto es parte del cielo, lo mismo que el pan es parte del placer. Pedir sufrir más cada día. No os canséis jamás de sufrir.”

Y tenemos que decir que, lo mismo que hay que entender bien las palabras de Graham Greene, Lolo las entendió a la perfección.

(Continuará)

Compartir:



Etiquetas: ,

Accesibilidad