Como es de recibo y no se puede esperar otra cosa, cuando se acerca la Semana Santa (esta es la de 1965), la revista “Sinaí” hace un despliegue especial y llega a sus lectores con un número doble que constituyen el 45 y el 46 desde que se inició la primera Circular allá por el mes de febrero de 1959.

Nos dice el Director de “Sinaí” que “El mejor reportaje de la pasión” es, sin duda, el que contiene la Sábana Santa de Turín porque

“Es sin duda el que se ha escrito de un modo directo sobre la famosa sábana Santa de Turín, cuya identificación pro la ciencia actual se pronuncia cada vez de un modo más concreto sobre la autenticidad del lienzo con que Cristo fue amortajado”.

Aquel año, 1965, fue Miércoles de Ceniza el 3 de marzo y Semana Santa, pues, entre el 11 y el 18 del mes de abril. Por eso es muy propio que también el mes de marzo abarque, por así decirlo, estos números de la revista.

Y, por eso mismo, escribe, bajo el título de “Mi lumbre, tu lumbre, su lumbre” y con dibujo de su amigo Paco Baños (Cristo con una cerilla encendida en su mano derecha) que

“Fue a las tres. A las tres de la tarde se apagó de pronto el sol de la primavera del mundo. Ahora es de noche y no hay más luz que el gran salpicón de las estrellas. Los murciélagos enturbian el olor de los azahares y los hombres caminan tanteando la fachada de las cosas.  Hoy no valen la luz de las bombillas, ni guía la gasolina que se inflama. Lo que el alma añora es una luz elemental y virgen. Las tinieblas pesan sobre las órbitas y escuecen en el corazón porque traen la pesadumbre del eclipse del Dios vivo.”

Quizá podríamos poner aquí, por lo que tiene relación con la fe que sustenta a Manuel Lozano Garrido y a los que esto leen, lo que escribe sobre la historia de la campana pues la misma tantas veces ha llamado y llama a acudir a los actos de cultos que la Esposa de Cristo tiene como propios. Así,

“Su uso en la Iglesia se remonta al siglo IV, cuando pasadas las persecuciones se podía manifestar la fe al exterior. /…/ El Derecho Canónico recomienda que en  todas las iglesias tengan campanas. Se bendicen a la par que se hace la consagración de la iglesia. Para los cristianos, el repique del Sábado Santo tiene un símbolo especial de gloria y de triunfo: los cuatro vientos reciben el mensaje de la Resurrección de Cristo, que es la piedra de toque de la divinidad de Jesucristo.”

Por otra parte, como suele habitual  en “Sinaí” hay y abundan una, o varias, secciones, dedicadas a lo positivo, a elevar el ánimo. Así, la sección “Punto, Raya, Punto”, la de chistes o determinados reportajes que mueven el corazón a ser perseverante y no dejarse vencer por la desazón, convierten a “Sinaí” en una fuente de alegría digna de ser tenida en cuenta. Así, por en la citada en primer lugar, a saber, “Punto, Raya, Punto” se nos dice que

“A pesar de haber sido expulsados del Sur del Sudán todos los misioneros extranjeros, la Iglesia Católica mantiene su vigor, gracias a los esfuerzos de 32 sacerdotes nativos, 40 religiosas y 500 catequistas que aún permanecen en la región. El porcentaje de bautismos es casi el mismo que antes: casi 25.000 cada año.

En Washington, una joven llamada Fonda Ellinger, de veintiún años y ciega de nacimiento, se ha empeñado en ser paracaidista para lo cual se ha hecho fabricar un altímetro en relieve.”

Y, abundando sobre lo bueno, con el título “El mundo es más bello de lo que creíamos”, nos habla de los hermanos Rotolo que habían nacido ciegos  y que, tras una operación, tuvieron vista por primera vez en su vida. Y nos dice que

“Los cinco hermanos Rotolo de Campobello de Licata, naturales de Agrigento (Sicilia), que tras una delicada intervención quirúrgica recuperaron recientemente la vista, desarrollan su vida con absoluta normalidad.

De las innumerables entrevistas que muchos periódicos les hicieron a los cinco se desprende que las reacciones forzosamente tenían que acusar el choque de la oscuridad y las tinieblas con la inesperada maravilla de la luz, el color y la forma, adivinado tan sólo merced al prodigio de los sistemas modernos de educación para los ciegos, en especial el método Braille”.

Sobre esto, no deberíamos olvidar que cuando Lolo escribe esto lleva ya, al menos, tres años ciego.

Y en “Matatiempos” que es, digamos, el momento para las risas o las sonrisas, esto:

“El chófer.- El camino no es ya practicable más que para las mulas y los burros. Les ruego, por tanto, señoras y caballeros, que continúen la marcha.”

Y otro:

“El ama a la nueva niñera.- Es usted demasiado baja de estatura para llevar a la niña.

Es verdad; pero así se hará menos daño cuando se me caiga.

Y no nos gustaría terminar este artículo sin hacer referencia a una entrevista que hace el Director de “Sinaí” a una persona que acude a su casa. También es de Linares y también es ciego. Su nombre es Miguel de la Cámara que nos dice, por ejemplo, que “Los invidentes pueden ser contables, mecanógrafos y fresadores”; que conoce “físicamente a las personas por las pisadas y la altura de donde viene la voz.”; que “Procuro ver sin mirar” porque “Lo pueril no profundiza“ y que “lo grandioso se siente, va directo al corazón” para terminar diciendo que “Quien tiene fe en Dios la tiene en todas las cosas”.

Algunos fragmentos de la entrevista:

“¿Sois optimistas los invidentes?

Podemos serlo.

¿ Por qué?

Por fantasías.

¿Qué  conseguís?

Adueñarnos de todo.

¿Pero sin ojos…?

Los suple la mente

¿Qué idea tienes del color?

Ninguna

/…/

¿Qué te impresiona más?

El Universo

¿Sin verlo?

Hay quien mira sin saber ver.

Ahí queda eso.

 

(Continuará)

 

 

Compartir:

Etiquetas: ,
Accesibilidad