Podemos decir, y esperamos ser entendidos, que la Obra “Sinaí” y, con ella, la revista que lleva el mismo nombre, en aquel mes de enero de 1967, y en aplicación de lo que es su esencia y su qué, decide celebrar la Gran Jornada de Oración por los medios de Comunicación Social de la Iglesia. Y toman para eso el día15 de enero de aquel año del Señor.

Pues bien, antes de hablar de esto, digamos que este número doble, que corresponde a los meses de enero y febrero de aquel año de 1967 lleva lo que ningún otro había llevado hasta ahora. Y es que si, en alguna ocasión, entre sus páginas se había acogido a firmas que no eran la propia (aunque no saliera como tal casi nunca) del Director de “Sinaí” ahora, en este número especial (por el contenido del mismo y por lo que recoge y a qué se refiere) se recogen firmas diversas de personas que, como, por ejemplo, don Antonio Montero, entonces Director de la revista “Ecclesia”; también escribe aquí Manuel Gómez Ortiz acerca de qué puede hacer un enfermo o, por ejemplo, Mary G. Santaeulalia sobre la radio o José Moreno Pérez acerca de lo que llama “autobiografía de un tipógrafo” o, por fin (en la última página, la 9, de este “Sinaí”) María Luisa Bouvard,  la revista “Vida Nueva”, que escribe sobre José María Sanjuan (a quien entrevista aquí), escritor español que había sido galardonado con el premio Hucha de oro por “Una sola luz” y que falleciera muy joven en 1968 (un 5 de mayo) de una enfermedad incurable pues había nacido el 8 de octubre de 1937. También colaboran Francisco Javier Martín Abril, Premio Nacional de Literatura y Pedro Darnell, de “Diario de Mallorca”

 

Vemos, por tanto, que el panorama de este número es más que interesante pues las firmas que intervienen en el mismo abren un panorama amplio al mundo del sufrimiento en multitud de aspectos. Así, por ejemplo, el citado arriba Antonio Montero, a la sazón Director de la revista “Ecclesia” nos dice, justo en la primera página de este Sinaí:

“El dolor es llave maestra para entenderlas cosas, y cuando no lo tenemos propio -al menos en medida razonable- hay que echar mano del ajeno para que nos ayude a entender. Veo un intercambio inestimable entre los periodistas y los enfermos: nosotros os informamos sobre la vida; vosotros nos ayudáis a entenderla. Quedará incomunicado y miope el informador que no os conozca y os trate. Se le ha escapado el capítulo más sagrado y más iluminante de la vida humana. Pero, ay de vosotros, enfermos, si no enlazáis con el resto de la vida, con la redonda y vibrante actualidad del mundo. Careceréis también de clave para entenderos y entendernos. Total: que el dolor es un capítulo de la teología de la información, y la información es un capítulo de la teología del dolor.”

Por otra parte, como podemos imaginar, este número también lleva escrito en sus páginas las secciones, digamos, ordinarias. Así, en la que lleva por título “Iglesia, Punto, Raya”, se nos informa de lo siguiente:

“- Se anuncia que está casi terminado el monumento al Papa Juan XXIII, destinado a la basílica de San Pedro, de Roma”..

-El compositor Ernesto Halffter ha ofrecido a Pablo VI la primera copia de la partitura ‘Canticum in P.P. Johannem XXIII’, dedicada al fallecido pontífice y que fue compuesta en Milán y estrenada en Madrid en octubre de 1964 con motivo del I Festival de Música de América y España, para que el que había sido realizada, por encargo.

-Según datos facilitados por el Instituto Nacional del Libro Español, el libro más vendido, según la última encuesta realizada entre 92 librerías de 35 provincias, ha sido la Sagrada Bíblica, de varias editoriales.”

También, en “Medicina, punto, raya”,  esto que sigue:

“-El ácido lisérgico (LSD) -la droga ye-yé- y la toxicomanía juvenil creciente en las grandes sociedades del bienestar atrajeron la atención del IV Congreso Mundial de Siquiatría, celebrado en Madrid a finales de verano. ‘La única solución a estas plaga sería una transformación de los principios en que se haya asentada la sociedad contemporánea, dijo el Dr. López Ibor, presidente de la Asamblea.

-De nuevo el cáncer es actualidad en octubre, cuando se concede el premio Nobel de Medicina a los doctores Rous y Huggins, que estudian a los virus como posibles causantes del azote del siglo”.

Y, en contraposición a esta última noticia, esto:

“La ‘noticia bomba’ del año podría ser la que, a principios de verano, decía que había sido descubierta la causa del cáncer. Por desgracia, la declaración del profesor germano Warburg /…/ no era más que la publicidad de una labor de investigación que se viene desarrollando desde hace más de cuarenta años.”

Y, como se podría decir en lenguaje popular, “lo que te rondaré morena”… En fin… cosas de la ilusión por solucionar un tan grave problema como es el cáncer o, simplemente, por haber sido en aquel verano (suponemos que de 1966) una corriente llamada “serpiente de verano”…

Y como pasa en otras ocasiones, no nos podemos resistir a traer aquí la parte de humor (tan necesaria y no sólo para enfermos, pero…):

“-¿Quince pesetas por un vaso de vino?

-Tenga en cuenta que es tío Pepe y tiene 37 grados.

-Entonces volveré mañana, a ver si le ha bajado la fiebre.”

Y este otro en el que contemplamos a un señor repanchigado en un  sillón fumándose un puro y escuchando la radio que dice, en este momento:

‘…Señores radioyentes: por hoy hemos concluido nuestra acostumbrada emisión de gimnasia, que no dudamos habrán practicado a conciencia”.

Y nosotros decimos que sí, a conciencia, pero bien mala…

(Continuará)

Compartir:

Etiquetas: ,
Accesibilidad