Ya podemos imaginar que ocupando este número “triple” el mes de diciembre (en este caso de 1967) el tema de la Navidad debía tener un protagonismo, digamos, esperado. Y es lo que pasa.

En lo que podríamos considerar “Editorial” de este número titula el Director de “Sinaí” con una “Salutación navideña que, ya podemos entender a qué va referida:

“Jesús, confieso sin rebozo que me avergüenzo de no atreverme a estar alegre en la víspera de tu venida al mundo.

¿Mi enfermedad…¿ ¡Bah!¿Cómo voy a comprar mis dolores con los primeros, físicos y espirituales, que te aquejaron a Ti, al venir a morar entre los hombres?

/…/

Una vez más nos regalas con tu advenimiento y nos preparas con ilusión de hermano enfermo que se recupera, que convalece, para que sanemos el alma y, tal vez, del cuerpo, en esta eclosión de tu Natividad, ayudándonos a montar tu entrañable Belén en nuestros corazones…

Ya no me atrevo a estar triste, buen Jesús; te veo tan desamparado y dolorido que sufro más por Ti que por mí. Y, pues, a Ti te ocurre otro tanto, bendito seas, Niño Divino, que traes el sosiego a mi cuerpo y a mi espíritu”.

Vemos, por tanto, que Manuel Lozano Garrido sabía muy bien a qué atenerse en el tiempo llamado a ser más que fuerte y feliz porque en el mismo se produce el nacimiento del Mesías.

El caso es que, como dice Lolo, a partir de enero próximo (a saber, 1968) “Sinaí” cumplirá 10 años de existencia. Por eso pide, en su “Carta abierta a todos los lectores”, Lolo dos cosas, a saber:

  1. Que se hagan suscriptores a nivel de “protector”

  2. Que contesten las preguntas que les plantea para mejor hacer la revista y que son:

“a. ¿Qué sección, de las actuales, prefieres?

  1. ¿Cuál echas de menos?

  2. ¿Qué crees que está de más?

  3. ¿Preferirías recibirlo mensualmente?

  4. ¿Cuántas personas de tu circulo familiar tienen la revista?

  5. En vez del subtítulo ‘Grupos de oración por la prensa católica’, ¿se te ocurre otro?”

Por cierto, en la misma página (la 3) de este número triple hay algo que no nos podemos resistir a reseñar pues es posible que parezca extraño pero hay quien, incluso siendo la cosa de órdago a la grande, picó hasta el fondo.

La cosa se titula “Se vende cielo en buenas condiciones” y es el resultado de algo que sucedió en Colombia donde un espabilado tuvo a bien ir por aquel lugar pretendiendo vender parcelas de cielo. Sí, de cielo. Y es que el buen y pillo hombre vendía parcelas de cielo para después de la muerte. Y las vendía a 14.000 pesos “contantes y sonantes”.

Como dice Honorio López Alfonso, que escribe de este “gracioso” asunto en “Yelda”, “El vendedor y latifundista de ‘cielo’ está ahora preso” pues hubo personas que picaron y compraron su propia parcelita de cielo sin tener en cuenta que, antes de eso, debían asear bien la que tenían en la tierra…

No podemos negar que lo que viene ahora debió levantar, en su tiempo, una polvareda de ilusión bien grande: libros para ciegos y el poder hablar sin lengua. Y nos explicamos.

Sobre lo primero recoge “Sinaí” (noticia que le viene de parte de Cedric W. Garland, que escribe en la revista “Jóvenes”) que el Real Instituto de Ciegos británico había conseguido  un “nuevo sistema de impresión Braille que facilita la lectura, reduce los gastos y economiza una enorme cantidad de espacio”.

De todas formas, fueron muchos los años de ensayo para llegar a una tal solución pues el plástico “a emplear debía dar las debidas propiedades de dureza a los puntos” y “el papel debía resistir la tensión a que la somete la máquina de impresión y -más difícil todavía- las temperaturas muy elevadas que requiere el procedimiento.”

Por razón de ser tal, digamos, invento algo muy importante para los ciegos, el Real Instituto Nacional de Ciegos citado arriba lo cedió a todos los fabricantes sin cobro alguno de derechos por si querían implantarlo en sus naciones.

Sobre lo segundo, en lo referido a poder hablar sin lengua, recoge “Sinaí” una noticia que no era poco importante. Y es que

“Con la ayuda de una prótesis de plástico, el profesor Karl Schuchardt, director de la Clínica Maxilar de Hamburgo, ha ideado un método que permite a los pacientes a los que se les ha extirpado la lengua -por estar afectada por cáncer principalmente- volver a hablar y deglutir con cierta facilidad. El profesor Schuchardt pudo comprobar que después de la extirpación de la lengua, la musculatura del suelo de la boca conserva tal movilidad que partes de ella pueden enderezarse y tocar el paladar, pudiendo cumplir así con la función de la lengua. Este método, que ha sabido aprovechar inteligentemente la capacidad de adaptación de la naturaleza, ha dado mucho mejores resultados que la colocación en la boca den una lengua artificial.”

Y como suele ser habitual, la sección “Medicina, punto, raya” e “Iglesia, raya, punto” salen al encuentro del lector con esto.

La primera de ellas:

-“Científicos del ejército norteamericano han logrado fabricar una mano artificial capaz de apretar y soltar con tal precisión que cualquier mutilado puede con ella recoger objetos frágiles”.

-“Otilio Gómez la ‘muerto’ dieciocho veces, por habérsele paralizado el corazón, y ‘resucitado’ otras tantas, gracias a una moderna máquina fibriladora del Hospital Presbiteriano de Santurce, en San Juan de Puerto Rico.»

La segunda:

-“Coincidiendo con la festividad de San Ignacio de Loyola se celebró en San Sebastián la primera misa en lengua vascuence. Durante la ceremonia se interpretó música vasca, en instrumentos arcaicos, y se bailaron danzas típicas del país”.

-“Por primera vez en cincuenta años, el Antiguo Testamento ha sido publicado en la Unión Soviética por las Ediciones del Estado, aunque el Patriarcado había hecho una edición fototípica para uso litúrgico, sin posibilidad de venta al público.”

Y como también es habitual en “Sinaí” la sección dedicada al humor viene cargada de, eso, de humor…:

ESCRITOR:

En una reunión, la anfitriona dice al famoso escritor:

-Su esposa está bellísima esta noche. Su vestido es todo un poema.

-¡Cómo un poema! Ese vestido me ha costado dos novelas y tres cuentos.

EXAMEN DE CONDUCTOR

-Si el coche se le para en un paso a nivel y ve venir el tren, ¿qué marcha pondría?

-La marcha fúnebre.”

Y, como no hay dos sin tres, éste:

CULTURA

-Papá, ¿qué quiere decir esto que pone en mi libro: ’Cervantes (1547-1616)

-Será el número de teléfono.

 

Y por seguir con el último escritor citado y como diría el mismo al final de El Quijote: vale.

 

(Continuará)

 

Puedes leer todos los artículos de la serie Lourdes-Sinaí-Lolo en este enlace.

Compartir:

Etiquetas: ,
Accesibilidad