Se des­bor­da­ron to­das las pre­vi­sio­nes en Jaén. El I En­cuen­tro dio­ce­sano de Agen­tes de la Pas­to­ral de la Sa­lud aco­gió a más de 150 per­so­nas.

Entre ellas, vo­lun­ta­rios de Cá­ri­tas, vi­si­ta­do­res de en­fer­mos y mi­nis­tros ex­tra­or­di­na­rios de la Co­mu­nión, jun­to con pro­fe­sio­na­les del ám­bi­to sa­ni­ta­rio que qui­sie­ron es­tar pre­sen­tes en esta jor­na­da de for­ma­ción y con­vi­ven­cia, que se desa­rro­lló el pa­sa­do sá­ba­do en el Se­mi­na­rio.

El De­le­ga­do de la Pas­to­ral de la Sa­lud, Joa­quín Ra­fael Ro­bles Me­di­na daba la bien­ve­ni­da a los asis­ten­tes pa­sa­das las 10 de la ma­ña­na y pre­sen­ta­ba al pri­me­ro de los po­nen­tes, Xa­bier Az­koi­tia, res­pon­sa­ble de Vo­lun­ta­ria­do y del Ser­vi­cio de Aten­ción Es­pi­ri­tual del ma­dri­le­ño Cen­tro Asis­ten­cial San Ca­mi­lo, quien ofre­ció la con­fe­ren­cia: “He­rra­mien­tas para in­te­grar a la fa­mi­lia en la ad­mi­nis­tra­ción de sa­cra­men­tos”. Du­ran­te su po­nen­cia desa­rro­lló la idea de la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia en el pro­ce­so de en­fer­me­dad y cómo pue­den ofre­cer a los fa­mi­lia­res des­de las pa­rro­quias, o des­de los vi­si­ta­do­res de en­fer­mos, he­rra­mien­tas que me­jo­ren esa aten­ción de ca­rác­ter es­pi­ri­tual que ne­ce­si­tan las per­so­nas que su­fren la en­fer­me­dad: la es­cu­cha, el sen­tir­se aco­gi­dos, la mi­ra­da, el si­len­cio… fren­te a fra­ses he­chas que se sue­len uti­li­zar en mo­men­tos de due­lo y do­lor.

Intervención del Obispo de Jaén, Ms. Rodríguez Magro, en el I Encuentro diocesano de Agentes de la Pastoral de la Salud de Jaén.

A su vez, ex­pli­có el fun­cio­na­mien­to de los dis­tin­tos cen­tros de es­cu­cha que ya se es­tán desa­rro­llan­do en ciu­da­des como Ma­drid y que desa­rro­llan los re­li­gio­sos Ca­mi­los. Es­tos cen­tros pres­tan acom­pa­ña­mien­to emo­cio­nal y orien­ta­ción psi­co­ló­gi­ca de for­ma gra­tui­ta en unas ins­ta­la­cio­nes per­fec­ta­men­te ade­cua­das  y cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro dis­po­si­ti­vo de sa­lud y un re­cur­so so­cial para la pre­ven­ción de pa­to­lo­gías o para evi­tar la cro­ni­fi­ca­ción de es­ta­dos aso­cia­dos a si­tua­cio­nes vi­ta­les do­lo­ro­sas.

Des­pués del des­can­so para el café, el Obis­po se unió al En­cuen­tro. Tras sa­lu­dar a los asis­ten­tes, mos­tró su sa­tis­fac­ción por cómo se está or­ga­ni­zan­do la Pas­to­ral de la Sa­lud. Y afir­mó que “es­tar en Mi­sión sig­ni­fi­ca for­ta­le­cer lo que cada uno de no­so­tros hace en la Igle­sia y dar­le a todo lo que ha­ce­mos mu­cho sen­ti­do mi­sio­ne­ro”. Ha­cien­do re­fe­ren­cia al que fue­ra ar­zo­bis­po de Mé­ri­da- Ba­da­joz, Mon­se­ñor An­to­nio Mon­te­ro, el Pre­la­do jien­nen­se re­cor­dó que “no hay nada más mi­sio­ne­ro que la pas­to­ral del en­fer­mo y todo su ám­bi­to. No se lle­ga con más ver­dad y más hon­du­ra a la vida de la gen­te, al co­ra­zón de la gen­te, a las ne­ce­si­da­des más pro­fun­das de la gen­te que  des­de el ám­bi­to de Pas­to­ral de la Sa­lud”. Para con­cluir su in­ter­ven­ción, re­sal­tó la la­bor de la Igle­sia que se hace a tra­vés de los vi­si­ta­do­res  de en­fer­mos y vo­lun­ta­rios, con­sa­gra­dos, sa­cer­do­tes y ani­mó a se­guir fo­men­tan­do este ca­ris­ma es­pe­cí­fi­co, el de si­tuar­se “ante Cris­to do­lien­te”.

Más tar­de, fue el turno de la pre­sen­ta­ción de la Hos­pi­ta­li­dad de Lour­des, que se fun­dó en la Dió­ce­sis hace po­cos años y, que con el nue­vo or­ga­ni­gra­ma de la cu­ria, de­pen­de­rá di­rec­ta­men­te de la Pas­to­ral de la Sa­lud. Jun­to con su nue­vo res­pon­sa­ble, Joa­quín Ra­fael Ro­bles, se ha crea­do un gru­po de tra­ba­jo, en el que es­tán, en­tre otros, los sa­cer­do­tes, Ma­nuel Va­len­zue­laJe­sús Díez del Co­rral y Mi­guel Ángel So­las. Se ex­pli­có qué era la Hos­pi­ta­li­dad, y se anun­ció la fe­cha de la pró­xi­ma pe­re­gri­na­ción que se rea­li­za­rá a fi­na­les del mes de ju­nio. Ésta va di­ri­gi­da a en­fer­mos, pero tam­bién a vo­lun­ta­rios y per­so­nas in­tere­sa­das en pe­re­gri­nar a Lour­des y en­con­trar la sa­na­ción, no sólo de las do­len­cias del cuer­po, sino tam­bién del es­pí­ri­tu, a tra­vés de la mi­ra­da amo­ro­sa de la Vir­gen Ma­ría.

D. Rafael Higuerás Álamo presenta la figura del beato Lolo a los asistentes al encuentro.

An­tes de con­cluir la jor­na­da, el pos­tu­la­dor de la cau­sa de bea­ti­fi­ca­ción de Ma­nuel Lo­zano Ga­rri­do, “Lolo”, Mon­se­ñor Ra­fael Hi­gue­ras, qui­so pre­sen­tar la fi­gu­ra de Lolo des­de la pers­pec­ti­va de Lolo en­fer­mo y Lolo pe­re­grino en Lour­des. Re­cor­dó que el Her­mano Ro­ger de Tai­zé cuan­do vi­si­tó a Lolo dijo de él que era “sa­cra­men­to del do­lor”. A la vez que re­cor­dó las tres ac­ti­tu­des de Lolo fren­te al do­lor: “Dios me ha qui­ta­do”; “Dios me ha man­da­do”; “Dios me ha re­ga­la­do”.

Emo­cio­nan­tes fue­ron los re­cuer­dos de la pe­re­gri­na­ción a Lour­des de Lolo jun­to a su her­ma­na Lucy. El avan­ce de su en­fer­me­dad le im­pe­día le­van­tar el cue­llo para mi­rar a la ta­lla de la Vir­gen que se le­van­ta en la gru­ta don­de se apa­re­ció a la jo­ven Ber­na­det­te. Su her­ma­na, con un es­pe­jo so­bre las ro­di­llas de Lolo y co­lo­cán­do­se en un lu­gar de­ter­mi­na­do, lo­gró que el hoy bea­to pu­die­ra con­tem­plar la ima­gen de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción que se ve­ne­ra en Lour­des. El pe­rio­dis­ta li­na­ren­se no fue has­ta Lour­des bus­can­do un mi­la­gro, pero a su re­gre­so a Ma­drid, lo re­ci­bió. Allí lo es­pe­ra­ban un pu­ña­do de pe­rio­dis­tas ca­tó­li­cos y en la es­ta­ción del tren sur­gió su pro­yec­to “Si­naí” una ca­de­na de ora­ción de los en­fer­mos por los pe­rio­dis­tas, que hoy si­gue vi­gen­te.

El I En­cuen­tro de Agen­tes de la Pas­to­ral de la Sa­lud sem­bró la se­mi­lla en mu­chos co­ra­zo­nes de los asis­ten­tes para se­guir tra­ba­jan­do en pro de los en­fer­mos y sus fa­mi­lias, para  a tra­vés de la es­cu­cha, la ora­ción y el acom­pa­ña­mien­to, en­con­trar el ros­tro de Cris­to su­frien­te.

Artículo original en Dió­ce­sis de Jaén

Compartir:
Accesibilidad