A todos aquellos que han tenido y tienen el gozo de haber conocido, espiritualmente hablando, al Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo y, sobre todo, al mismo ser humano creyente católico que, con su vida, supo ser ejemplo para muchos contemporáneos suyos y, luego, para el resto que lo hemos llegado a conocer.

Con esta dedicatoria, el que esto escribe, da comienzo a un libro que es, en verdad, un homenaje a un hermano nuestro en la fe católica más que conocido en esta casa y en otras casas y corazones. Y nos referimos, como es obvio, a Manuel Lozano Garrido, a la sazón conocido por Lolo y aquí, más que conocido, reconocido.

Título: Sobre Lolo 1920-2020. Cien años de eternidad.

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán

Edición: Independiente

Páginas: 402

Precio: Versión Kindle 1€ | Tapa blanda 9,90€

Edición: 2020

» Puede adquirirse en Amazon.es

Como siempre hay que decir  la verdad (y si no la decimos ya sabemos qué debemos hacer…) el que esto escribe quería escribir algo nuevo sobre y para quien tanto merece. Sin embargo, como hasta el día de la fecha, no ha sido capaz de hacerlo (y no será por falta de temas…) he hecho lo más socorrido y que se suele hacer cuando se ha de hacer algo: recopilar.

Recopilar, sí, algunos de los libros que he publicado sobre nuestro Beato Lolo, en concreto aquí hay 6. No están todos pero me parecía que con un tocho de 400 páginas era, a lo mejor, suficiente, por tamaño y volumen. Y, aunque esto seguro que Lolo merece que se ponga todo lo que uno haya escrito sobre su persona e influencia, estoy seguro de que sabrá perdonar este pequeño desliz personal.

De todas formas, como estoy más que seguro que muchas personas que lean esto jamás habrán leído nada de lo que quien esto escribe ha publicado sobre Lolo (hay que reconocer las cosas como son) pensé que estaba bien juntarlo casi todo y, así, la cosa sería más fácil…

Por eso, al menos para que lean algo de este libro, les voy a poner el pequeño capítulo tituladoLinares, agosto de 1920” que, además, es lo único que aquí hay de nuevo al respecto de los otros libros que contiene este libro.

Dice así la cosa:

Tomo 316, folio 32. 

Es de suponer que en tal folio hay apuntes referidos a muchas personas pues tal Acta de nacimiento lo es, en efecto, en cuanto a los jienenses que, habiendo nacido en Linares, fueron a parar a tales páginas propias del Registro Civil de tal ciudad andaluza. 

Pues bien, a pesar de que un incendio sucedido en la Guerra Civil española habida entre 1936 y 1939 hizo desaparecer los archivos de la parroquia de Santa María la Mayor donde había sido “apuntado” el bautismo de nuestro Beato, se hicieron copias de los libros sacramentales (como era preceptivo; en este caso con el número 524 está allí apuntado) y se enviaron a la Curia Diocesana. Y consta que fue el P. Juan Pardo Liedo, Párroco de Santa Mª de Linares quien fue el ministro privilegiado de aquel Sacramento.  

Es bien cierto y verdad que nos estamos refiriendo al nacimiento de Manuel Lozano Garrido que, con el tiempo sería conocido como Lolo y con más tiempo aún sería elevado a los altares como Beato de la Iglesia católica.  

Era, aquel día de su nacimiento, un 9 de agosto del año de Nuestro Señor de 1920. Y se cumplen ahora, por tanto, 100 años de aquello. Y, siendo cierto que el nacimiento del pequeño Manuel no supuso entonces más que la alegre noticia habida en la vida de Agustín y Lucía, a la sazón sus padres, con el paso del tiempo ha devenido un hecho a tener en cuenta y una fecha que, dadas las circunstancias de su vida, ha pasado a convertirse en importante y propia para ser recordada.  

A lo mejor esto que vamos a decir ahora supone un descubrimiento para quien lo lea. Lo ha sido, lo reconocemos, para quien esto escribe. Y es que Manuel tuvo, le impusieron, un nombre tal que así: Manuel Román de la Santísima Trinidad, de la Sagrada Familia y de todos los Santos.  

Cualquiera que lea tales añadidos a su, digamos, nombre ordinario, se explicará muchas cosas. Y sí, desde ahora mismo podemos decir que estaba tocado, especialmente, por la mano de Dios. Y lo debía estar porque tener, en sí mismo, a la Santísima Trinidad, a la Sagrada Familia y a todos los Santos no es poca cosa sino mucha y más que mucha. Y así y por eso podemos explicar mucho de lo que luego le sucedió en vida hasta que fue llamado por Dios allá por el año 1971. Y, claro está, no le iba a faltar auxilio espiritual quien llevaba impuestos tales nombres. 

Podemos imaginar la temperatura elevada que podría hacer un 8 de agosto en un pueblo de Jaén (España), en pleno verano y soportando los hirientes rayos del astro rey. Y quizá, también por eso, nuestro protagonista, origen y causa de todo esto, tuvo un corazón ardiente y nunca dado a la renuncia o al desaliento.  

Nació Manuel en una casa situada en la llamada Plaza de Linarejos. Y allí, como no podía ser de otra forma, se tuvo a bien colocar una placa que conmemoraba que un vecino, considerado Hijo Predilecto, de Linares, había nacido. Y corría el 21 de abril del año 1996 se dejó escrito el siguiente texto: 

En esta casa nació el 9-8-1920

D. Manuel Lozano Garrido

Hijo predilecto de Linares

Pasó su vida haciendo el bien 

Bien podemos decir que cada una de estas líneas aportan no poca información acerca de nuestro hermano en la fe: el lugar exacto donde vino al mundo el Beato Lolo y que, por ejemplo, llegaría a ser considerado como uno de los Hijos queridos en su tierra. Pero, sobre todo, recoge una verdad que muestra con total exactitud y sin ninguna exageración, lo que puede llegar a ser la vida de un ser humano si el mismo se deja conducir por las manos de Dios y no se arredra, para nada, ante lo que de mala cosa pueda acaecerle en la vida. Y bien sabemos lo que sucedió en la del Beato Manuel Lozano Garrido para que él llegase a titular un capítulo de uno de sus libros “De profesión, inválido”. Y decimos esto porque, a pesar de todo, sí, pasó su vida y existencia, no demasiado extensa, haciendo el bien. Y tal así porque de la Bondad sólo puede surgir Bondad, como la suya.  

Y fue, podemos decir para terminar estas pocas letras en las que se relata lo que, sin ello, no podía haber seguido siendo, lo que sucedió aquel día y lo que acaeció cuando fue traído al mundo aquel niño llamado Manuel.”

Como pueden ver ustedes, hay razones más que suficientes como para escribir este libro y muchos otros que, Dios quiera, pueda ser capaz de hacer quien junta estas letras para ustedes.

A mí sólo me queda decir, para terminar esta pequeña recensión del libro recopilatorio sobre Lolo, lo que me sale del corazón y del alma: 

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, ruega por nosotros.


Este libro puede ser adquirido en Amazon.es [Kindle o Tapa blanda]

Compartir:





Accesibilidad