Ya son algunos años los que, el que esto escribe, lleva haciendo lo propio sobre el beato Manuel Lozano, en amigosdelolo.com, en InfoCatólica y otros medios. Siempre ha valido la pena hacer algo así y aportar, aunque sea, un granito de arena a la comprensión de un creyente tan fuerte y profundo como es el beato Lolo.

El linarense universal, que tanta atracción espiritual tiene para quien lo conoce, no deja de producir interés en aquel que se acerca a su persona a través de su obra. Y es que, no pudiendo hacerlo ahora personalmente o, digamos, en la intimidad de la conversación entre amigos, que lo somos todos aquellos que ansiamos serlo, es seguro que acercarse a Lolo de forma cercana nos viene la mar de bien.

Lolo nos acerca a lo bueno que tiene saber que, cuando se es hijo de Dios, la mejor forma de serlo es, sencillamente, siéndolo. Y él es una muestra perfecta de cómo hacer algo que, algunas veces, a muchos nos resulta difícil y a algunos… imposible. Acerquémonos, desde ahora, a la obra misma de Lolo y a su intimidad podríamos decir, con lo que vamos a ganar, seguramente, mucho y más que mucho. Y, para más abundancia de lo bueno y mejor, al final de todo esto les ponemos uno de los aforismos espirituales que publicó Lolo en su libro ”Bien venido, amor“. Vamos, miel sobre hojuelas, como se dice en la Biblia pues esto, al fin y al cabo, es cosa del alma de cada cual.

Serie frases que bien valen la pena: Saber lo que vale la muerte de Jesucristo

“En la Semana Santa hay que llorar, porque es una pena que Cristo haya tenido que pasar eso por nosotros, pero, sobre todo, hay que reír y cantar, porque menudo cielo nos abre el Calvario en apenas unas horas.” (Beato Lolo, de su libro Dios habla todos los días)

Cuando contemplamos los misterios de la Semana de Pasión es cierto y verdad que no es poca la tristeza que, anidando en nuestro corazón, se manifiesta. Y no siendo mentira tal tristeza si es que somos unos cristianos de a pie (como suele decirse) es lo menos que podemos sentir aunque, es cierto, tal verbo a lo mejor no es el más apropiado.

El caso es el que el Beato de Linares (Jaén, España) tiene más que claro lo que debemos tener en cuenta en la Semana Santa que sí, es cierto, que hace ya unos meses que ha pasado pero lo que no ha pasado, ni pasará nunca, son los efectos que tuvo la primera de la historia que se cumplió, justamente, con la muerte y resurrección del Hijo de Dios.

Es cierto que lo que nos dice aquí Manuel Lozano Garrido pudiera hacer que más de uno se rascase la cabeza como pensando si es que puede darse a la vez la tristeza y la alegría o el gozo. Pero, para eso, para dar explicación a tan magnífico misterio, tenemos a nuestro amigo de Linares que se lo sabe a la perfección.

Hay que llorar. ¡Sí! Por muchos siglos que hayan pasado desde que el Hijo de Dios fuese zaherido inmerecidamente, juzgado ilegítimamente y, en fin, condenado a muerte de forma inicua, no podemos negar que hace falta llorar. Y decimos hace falta porque, en efecto, es que hace falta que manifestemos que aquella situación terrible por la que pasó Jesucristo que no sólo era, y es, nuestro hermano, sino que además era, y es, Dios hecho hombre, es para hacernos llorar y llorar mucho. Y ahí queda eso.

No se equivoca Lolo cuando nos dice que aquello lo pasó el Mesías por nosotros. Y, en realidad, podríamos añadir que lo pasó “por nuestra culpa” (por la de aquellos otros nosotros que entonces vivían, por los que hasta entonces habían vivido pecando y por los que vivirán desde ahora en adelante en pecado…) Y es que, en verdad, murió Cristo con el peso de nuestros pecados en su corazón. Y ya podemos imaginar lo que eso podía pesar…

Pero no podemos venirnos abajo como abajo se vinieron aquellos sus discípulos más allegados, los Apóstoles, que viendo lo que había pasado se escondieron por miedo a los judíos. Y eso nos hace pensar que ellos ya no se consideraban judíos sino cristianos aunque tal denominación seguramente aún tardaría tiempo en dársele a los seguidores de Jesucristo. Pero ellos, por así decirlo, sabían que eran “otra cosa” y que era casi obligatorio tener pavor de lo que podían hacer con ellos si lo que habían hecho con su Señor era matarlo a sangre fría y mentira sobre mentira…

No. No debemos venirnos abajo. Y eso es lo que nos dice Lolo cuando, reconociendo que debemos llorar, nos dice que lo bien cierto es que también debemos reír y cantar.

¿Reír y cantar por aquello?

Bueno, reír y cantar por aquello no, sino por lo que resultó de aquello.

El caso es que la muerte y resurrección de Cristo, además de haber estado ya prevista, por así decirlo, a través del tiempo y en el corazón del Padre Todopoderoso (ahí está el Antiguo Testamento para atestiguarlo) y cumplida como dijo Jesucristo a los discípulos de Emaús que se volvían a su casa decepcionados después del primer Viernes Santo de la historia, tuvo mucho de bueno y mejor.

Aquí nos lo dice muy bien Lolo. Y es claro, como siempre lo es cuando escribe. Y es que en pocas horas (no fueron muchas desde la muerte a la resurrección del Hijo de Dios) pasamos de tener las puertas del Cielo cerradas a tenerlas abiertas.

Eso ha de querer decir que no es que el Cielo no existiera antes de la resurrección de Cristo sino que sus puertas, ahí estaba pero no podía ser contemplado antes de la llegada del Mesías al mundo, no podían ser atravesadas. Y es que, para eso, debía cumplirse lo escrito y el Enviado de Dios debía morir y luego de resucitar subir al Padre Eterno para abrir de par las puertas del Cielo.

Espiritualmente, podríamos decir, para el pueblo judío, el más allá era otra cosa pero no podían tener la concepción que los discípulos de Cristo podían tener después de haberlo escuchado, de haberlo creído y de haber confirmado todo lo escuchado y creído cuando se les apareció el domingo atravesando las puertas y las paredes del lugar donde se escondían. Y entonces creyeron, seguro, muy de veras.

El Calvario, por tanto, fue malo en sí mismo por lo que suponía de tortura y muerte de nuestro hermano Jesucristo. Pero fue, sin duda, el instrumento espiritual sobre el cual se cimentó la salvación de la humanidad que crea en Jesucristo como Dios y como hombre. De la otra, no, salvo Voluntad de Dios… faltaría más.


 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Entender el sufrimiento es un bien más que importante.

Aforismos de fe católica: del libro de Lolo “Bienvenido, amor“ (25)

“Secretos de la Ciencia, secretos de la vida, secretos de los hombres: noticias frescas en el diario luminoso de la mente de Dios”.

Compartir:

Etiquetas:
Accesibilidad