Publicado en InfoCatólica, 3-nov-2021
por Eleuterio Fernández Guzmán

Es cierto y verdad que los seres humanos, en cuanto a fechas se refiere, hay algunas que las tenemos más en cuenta que otras porque representan, son, una cifra redonda. Así, por ejemplo, cuando alguien cumple 10 años o 20 o se cumplen las bodas de plata (25 años) de la celebración de un matrimonio o las de oro (50 años) y qué decir de las de platino (75 años)

Ciertamente, eso no quiere decir que no tenga importancia cumplir 9 años o 19 o que el año en el que se llevó a cabo el matrimonio haga ahora 24, 49 o 74 años. Lo que quiere decir es que, simplemente, otorgamos a un número “simbólico” lo crucial que tiene para el ser humano y que manifiesta y afirma determinado acontecimiento.

Pues bien. Eso es lo que nos pasa con el Beato Manuel Lozano Garrido porque hoy hace, exactamente, ¡50! años que Dios lo quiso tener cerca y se lo llevó a su Casa. Y eso es lo que creemos por la fama de santidad que, cuando fue llamado, tenía en vida y por lo que luego pasó cuando Manuel pasó a ser, el 12 de junio de 2010, como decimos arriba, “Beato” de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Ahí es nada. Y aunque estemos seguros (por lo que dicen los que le conocieron) que Lolo le daría poca importancia a eso (él mismo dijo una vez que ni era Beato ni creía que lo fuera nunca…) e, incluso, hasta sonreiría con la situación, lo bien cierto es que nosotros le damos mucha pues, para empezar, no andamos tan sobrados de verdadera humildad como la que manifestó en vida don Manuel, más conocido por Lolo y, luego, porque como diría otro santo, San Josemaría, nos da la santa gana dársela, ¡hala!

Y en eso estamos, en darle las gracias a Lolo por ser como fue y por haber ascendido al Cielo con billete de primera que es el que obtienen aquellos creyentes católicos que a lo largo de su vida (no muy larga, la verdad, pero más que suficiente para el caso) han mostrado y demostrado que todo lo que Dios y su Hijo Jesucristo han dicho a lo largo de la historia es posible llevarlo a cabo y subir, así, de Linares (Jaén, España) al Cielo.

Agradecemos, pues que, para eso queremos ser bien nacidos. Y lo hacemos con el conocimiento que tenemos de Lolo que no es por haberlo visto en vida sino por lo que ha venido después de que hace 50 años descansara en el Cielo de una vida de sufrimiento y dolor que, por mucho que él quisiera que no lo notara el prójimo, lo bien cierto que él sufrió y más que mucho sufrió como, sin ir más lejos, se refleja en muchos párrafos de los libros que, a modo de “diario”, dejó para la posteridad. Y él, que quería que su dolor fuera algo así como “con escafandra” para que quedara dentro de sí lo que padecía y nadie acabase sufriendo con él… en fin, que las cosas son como son y el dolor es como es.

Lolo, queremos decirte que en el Cielo hagas todo lo que puedas para que los que sufren, lo hagan sabiendo sobrenadar el sufrimiento; que intercedas por los que padecen dolor y no saben sobrenadar el mismo, no conocen a Dios y no pueden refugiarse en un porvenir mejor en la Bienaventuranza y la Visión Beatífica; que pidas al Todopoderoso por los que creemos que el Cielo no es una promesa sino una realidad al alcance de muchos (quizá Purgatorio mediando); que sepas, sobre todo que sepas, que nosotros te tenemos como ejemplo de vida espiritual y que, por eso mismo, agradecemos poder ser llamados amigos tuyos, como te decimos, nosotros que tan sólo te conocemos por la referencia de una vida plena muy a pesar de tantos alfileritos como te asaeteaban diariamente y tú hacías tuyos con la avaricia de quien ama al prójimo y no lo quiere ver sufrir con lo ajeno; que lo sepas Lolo, que lo sepas y lo pongas ante los pies de Dios como ofrenda de quienes, en el mundo, caminamos hacia el Cielo donde tú ya moras, habitas, estás.

 

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, Lolillo, ruega por nosotros.

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Demos gracias a Dios por suscitar, entre sus hijos, a lo mejor de lo mejor.

Compartir:

Etiquetas:
Accesibilidad